Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Cómo afecta la falta de hierro?

El cuerpo manifiesta la falta de hierro con distintos síntomas, como cansancio, palidez y dolor de cabeza

¿Cómo afecta la falta de hierro?

¿Cómo afecta la falta de hierro?

¿Cómo afecta la falta de hierro?

El hierro es un mineral fundamental que se encuentra en las carnes rojas y en ciertas frutas y vegetales. En el cuerpo, el hierro es necesario para la formación de la mioglobina, una proteína que se encuentra en las células de los músculos y es fundamental para ciertas enzimas que impulsan las reacciones químicas del cuerpo.

En la médula ósea, el hierro se utiliza para producir hemoglobina, la sustancia química que transporta oxígeno dentro de los glóbulos rojos del cuerpo. Si los niveles de hierro disminuyen demasiado, se produce una anemia ferropénica (baja en hierro).

Cuando esto sucede, los glóbulos rojos disminuyen su tamaño por abajo de lo normal y contienen menos hemoglobina.

Carencia de hierro

La deficiencia de hierro puede ocurrir principalmente en los lactantes, en los adolescentes y en mujeres embarazadas debido a las grandes demandas del mineral asociadas con el rápido crecimiento del cuerpo. Durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un parto prematuro.

También puede deberse a una dieta inadecuada, la mala absorción del hierro, por enfermedad inflamatoria intestinal, pérdida crónica de sangre causada por períodos menstruales anormalmente abundantes, sangrado en la orina, en donación excesiva de sangre y por infestación causada por las uncinarias (también conocidas como lombrices de gancho o parásitos intestinales).

Además, varias de las dietas tomadas para reducir peso causan una deficiencia de dicho elemento.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la deficiencia de hierro se considera el primer desorden nutricional en el mundo.

Aproximadamente el 80 % de la población tendría deficiencia de hierro mientras que el 30 % padecería de anemia por su deficiencia.

En El Salvador, aproximadamente el 34 % de los niños en edad preescolar sufren de deficiencia de hierro, según datos de Unicef y la OMS, lo cual no sólo afecta su desarrollo y salud, sino que limita el futuro del país, afectando permanentemente el desarrollo físico e intelectual de las nuevas generaciones.

"Una dieta baja en hierro frecuentemente causa anemia en bebes, niños y adolescentes. Los niños que no comen alimentos que lo contienen, o que lo contienen poco corren el riesgo de desarrollar una anemia", sostiene Patricia Vial, nutricionista de Nestlé.

Además menciona que "la pobreza también es un factor que contribuye a la anemia porque es posible que las familias con bajos ingresos o que viven por debajo del nivel de pobreza no coman alimentos ricos en hierro", enfatiza.

Mala nutrición

Muchas personas con deficiencia de este mineral no muestran señales o síntomas porque van agotando el hierro almacenado gradualmente. Según progresa la deficiencia pueden reconocerse varios síntomas.

Fatiga frecuente, palidez en la piel, falta de aire, mareos, desmayos, dolor de cabeza, irritabilidad, vértigo y ruidos en los oídos (tinitus), pueden indicar que a su régimen alimentario le falta hierro y que ha alcanzado un nivel de anemia.

Cuando se presenta la anemia por falta de hierro, su cuerpo no puede obtener suficiente oxígeno y se fatiga con mayor facilidad.

Puede afectar la función cerebral y hasta la capacidad de su sistema inmunológico para combatir las infecciones.

El médico que sospecha anemia por deficiencia de hierro posiblemente le hará preguntas sobre su dieta.

También habrá que hacerle un examen de sangre.

Aunque la mayoría de los casos de anemia por deficiencia de hierro son el resultado de una mala dieta, los cambios en la alimentación pueden reponer el hierro agotado.

Alimentación balanceada

Las mejores fuentes de hierro provienen de la proteína animal como carne roja, pollo, pavo, mariscos y huevos.

Plantas: frijoles (pintos, lentejas), arvejas, vegetales de hoja verde (espinaca, brócoli), algas de mar (alga azul verdosa) y frutas secas.

Los productos enriquecidos en hierro como el cereal son excelentes fuentes para los niños, especialmente aquellos menores de 2 años.

Asegúrese que los niños o adolescentes que siguen una dieta vegetariana estén ingiriendo suficiente hierro. Debido a que este mineral en la carne se absorbe más fácilmente que el de las plantas, es necesario que le añada a su dieta alimentos enriquecidos con hierro.

"Para suplir los requerimiento diarios se deben incluir en la dieta alimentos ricos en este mineral como carnes rojas, legumbres y hortalizas; en conjunto con aquellos que ayuden a su absorción como la vitamina C", aconseja Patricia Vial.

La cantidad de hierro recomendada diariamente es: mujeres en edad reproductiva 15 miligramos y hombres 10 miligramos. En mujeres embarazadas 30 miligramos por día.

Recuerde que ante cualquier duda debe preguntar a su médico. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación