Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cáncer de seno

Comida macrobiótica

Más que una dieta para pacientes con cáncer, es un estilo de vida que contempla tanto los alimentos que se ingieren, el método de cocción y la actividad física.  Debe estar bajo supervisión médica.

ctv-5iq-imagen-2

La nutrición es elemental como parte del tratamiento para el cáncer. Hay ciertos alimentos que tienen que incrementarse durante y después del proceso para sentirse mejor y mantenerse fuerte.

Una alimentación balanceada es importante para estos pacientes, ya que tanto la enfermedad como los medicamentos pueden afectar la manera en la que comen, variar cómo el cuerpo tolera los alimentos,  cómo este utiliza los nutrientes y el paladar del paciente.

Algunos de los efectos secundarios o síntomas comunes son cambios en el apetito, estreñimiento, diarrea, resequedad en la boca, irritación o dolor de garganta y problemas para tragar, entre otros. 

Las necesidades nutricionales varían de persona a persona, pero el balance de proteínas, carbohidratos y grasas saludables es clave.

Un tipo de alimentación presentada en pacientes con cáncer es la dieta macrobiótica. El origen del nombre viene de la palabra griega macro, que significa grande y la palabra bio, que significa vida. Esta incorpora la teoría del yin yang, basada en un balance en la vida. Mas que ser una ‘dieta’ es un estilo de vida en el que influyen no sólo los alimentos que se consumen, sino también los métodos de preparación de los mismos y la actividad física realizada. 

El propósito principal de esta dieta es evitar alimentos que tengan toxinas. Este estilo de vida se recomienda como terapia complementaria a otros procedimientos, ya que no hay suficientes estudios que demuestren que es la única forma de tratar la enfermedad. Al igual que en otros planes alimenticios, las porciones y combinaciones dependen de la edad, sexo, condición actual y actividad diaria realizada. 

Alimentos permitidos en la dieta macrobiótica

Granos enteros como: arroz integral, cebada, avena y maíz, que abarcan el 40-60% de la alimentación diaria.

Los vegetales y frutas orgánicas representan el 20-30% de la alimentación diaria.

Algas, frijoles, garbanzos, lentejas y soya deben cumplir con el 5-10% de la alimentación diaria.

Las semillas y nueces deben consumirse en porciones eventuales. Mientras que, las porciones de carnes blancas o mariscos orgánicos  deben ser pequeñas.

Alimentos prohibidos

Carnes rojas y cerdo, alimentos procesados, azúcares y edulcorantes artificiales, lácteos, bebidas alcohólicas y bebidas carbonatadas.

Otras recomendaciones

Se aconseja comer únicamente al tener hambre o basarse en una alimentación intuitiva. 

Mastique bien los alimentos, lo suficiente hasta que su consistencia sea ligeramente líquida, de esta forma será más fácil su digestión. 

No tome suplementos, vitaminas, ni alimentos con colorantes o sabores artificiales. 

Evite el uso microondas y hornos eléctricos.

Una dieta macrobiótica puede ayudar en muchas áreas de la salud al tener un mayor consumo de granos enteros, frutas y vegetales y disminuir drásticamente alimentos procesados, azúcar y sal. Pero a la vez,  puede ser peligroso si no es monitoreada de la forma correcta para cuidar sobre todo la ingesta total de calorías, vitaminas, calcio, proteína y hierro. 

Otros tratamientos nutricionales conocidos son la terapia de Gerson, el régimen de Livingston-Wheeler y la terapia con germen de trigo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación