Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cerebro artificial para dominar videojuegos

El sistema es capaz de descubrir el objetivo del juego y dominar sus controles únicamente con las imágenes que aparecen en pantalla

En 1996, el ordenador Deep Blue derrotó por primera vez a un campeón del mundo de ajedrez. Foto EDH

En 1996, el ordenador Deep Blue derrotó por primera vez a un campeón del mundo de ajedrez. Foto EDH

En 1996, el ordenador Deep Blue derrotó por primera vez a un campeón del mundo de ajedrez. Foto EDH

Científicos británicos han diseñado una red neuronal artificial capaz de aprender a dominar diversos videojuegos sin haber sido previamente programada para ello, según un estudio que publicó ayer la revista "Nature".

La compañía DeepMind, adquirida por Google en enero de 2014, ha combinado técnicas de aprendizaje informático ya conocidas con mecanismos inspirados en la biología para lograr que su "agente artificial" aprenda a jugar 49 videojuegos clásicos del computador Atari 2600.

El sistema es capaz de descubrir el objetivo del juego y dominar sus controles sin contar con más información que las imágenes que aparecen en pantalla y la puntuación.

Gracias a sus mecanismos de adaptación y aprendizaje, la máquina actúa a un nivel comparable al de un humano profesional de los videojuegos.

Los autores del sistema subrayan que la aplicación de la inteligencia artificial a los videojuegos no es más que una demostración de la potencia de su algoritmo, cuyo uso se puede generalizar a otro tipo de entornos e industrias.

La red neuronal

Demis Hassabis, uno de los creadores, explicó que su red neuronal es un artefacto de naturaleza distinta a otras máquinas como el conocido Deep Blue, el ordenador que en 1996 derrotó por primera vez a un campeón del mundo de ajedrez -en aquel momento el ruso Gary Kaspárov-.

"La diferencia es que las habilidades de Deep Blue estaban programadas de antemano. Un equipo de ingenieros y maestros del ajedrez volcaron todo su conocimiento en un algoritmo que se ejecutaba con éxito sin aprender nada", relató Hassabis. "Nuestra sistema, en cambio, empieza de cero, sin ninguna información. Solo cuenta con la experiencia perceptiva. Tiene que aprender él solo qué patrones seguir. La idea es que pueda adaptarse a situaciones inesperadas", detalló.

El investigador explicó que los sistemas de redes neuronales artificiales son "más humanos" que otro tipo de programas de inteligencia artificial porque asimilan el mundo que los rodea y crean un modelo que les permite tomar decisiones. En el caso de los videojuegos, el sistema aprende qué acciones son recomendables según la puntuación que va sumando. "Con esa estrategia, es capaz de sobresalir en videojuegos de todo tipo - de plataformas, de disparos, de boxeo...", describió Hassabis. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación