Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estocolmo

Bielorrusa Svetlana Alexievich gana Nobel de literatura

La Academia Sueca reconoció a la periodista y escritora de 67 años por sus "obras polifónicas, un monumento al sufrimiento y el valor de nuestro tiempo"

Svetlana Alexiévich gana el Nobel de Literatura 2015

La Academia Sueca se rinde ante la fuerza del reportaje literario. El Premio Nobel de Literatura 2015 ha recaído sobre la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich, una maestra del...

La escritora bielorrusa Svetlana Alexievich ganó el premio Nobel de literatura el jueves por obras que retratan las tragedias de la Unión Soviética y aquellas que surgieron tras su caí­da en 1991.

La Academia Sueca reconoció a la periodista y escritora de 67 años por sus "obras polifónicas, un monumento al sufrimiento y el valor de nuestro tiempo".

Alexievich, la 14 mujer en ganar el Nobel de literatura desde 1901, usó las habilidades de un periodista para crear una literatura que registra la Segunda Guerra Mundial, la guerra soviética en Afganistán, el desastre nuclear de Chernóbil y los suicidios que sucedieron a la muerte del comunismo.

La secretaria permanente de la academia, Sara Danius, reconoció a Alexievich como una gran escritora innovadora que "creó un mapa del alma" del pueblo soviético y postsoviético.

"Nos ofrece un material histórico novedoso e interesante y ha desarrollado un estilo particular de escritura además de un nuevo género literario", dijo Danius a The Associated Press. "Ha dicho muchas veces, 'no me interesan los sucesos, la historia de los sucesos, me interesa la historia de las emociones', y eso la ha mantenido ocupada durante los últimos 40 años".

Como muchos intelectuales en Bielorrusia apoya a los opositores polí­ticos del autoritario presidente Alexander Lukashenko, quien compite por la reelección el domingo. Por sus crí­ticas al gobierno se ha visto obligada a vivir varias temporadas en el extranjero, incluyendo estancias en Francia, Italia, Alemania y Suecia. Actualmente reside en Minsk, la capital bielorrusa.

Alexievich dijo a AP que el presidente, a quien ha criticado duramente por años, todaví­a no la ha felicitado.

"Será interesante ver qué va a hacer en esta situación", dijo en el vestí­bulo del edificio de apartamentos de la era soviética donde reside.
Alexievich dijo que estaba en su casa "planchando la ropa" cuando la academia la llamó por teléfono para darle la noticia, y que sintió "júbilo y angustia al mismo tiempo: ¿cómo haré para seguir adelante?"

Su primera novela, "La guerra no tiene rostro de mujer", publicada en 1985 y basada en historias nunca antes contadas de mujeres que pelearon contra alemanes nazis, vendió más de 2 millones de ejemplares.

Sus libros han sido publicados en 19 paí­ses. También ha escrito tres obras teatrales y guiones para 21 documentales.

En declaraciones a la emisora sueca SVT, Alexievich dijo que el galardón despierta en ella sentimientos "complejos".

"En lo inmediato evoca nombres grandes como los de (Ivan) Bunin, (Boris) Pasternak", dijo en alusión a otros escritores rusos ganadores del Nobel. "Por un lado es una sensación fantástica, pero también un poco perturbadora".

Al preguntarle qué hará con los 8 millones de coronas suecas (960.000 dólares) con las que está dotado el premio, dijo que esto le permitirá escribir más.

"Haré una cosa: Me compraré la libertad. Me lleva mucho tiempo escribir mis libros, entre cinco y 10 años", dijo. "Tengo dos ideas de libros nuevos así­ que me complace que ahora tendré la libertad para trabajar en ellos".

Nació el 31 de mayo de 1948 en la ciudad ucraniana de Ivano-Frankvisk, hija de maestros rurales, Alexievich estudió periodismo en Bielorrusia, que entonces era parte de la Unión Soviética. Trabajó en diarios en la frontera polaca y en Minsk mientras reuní­a material para sus libros.

En 1989 publicó "Los chicos de cinc" sobre la guerra en Afganistán que se ocultó a la población soviética por 10 años.

Su libro de 1993 "Cautivados por la muerte" se centró en los intentos de suicidio tras la caí­da del comunismo entre personas que sentí­an que no podí­an abandonar sus ideales socialistas ni aceptar el nuevo orden del mundo.

En 1997, Alexievich publicó "Voces de Chernóbil". El libro no se tata tanto del desastre nuclear sino del mundo tras él, cómo la gente se adaptó a una nueva realidad, viviendo como si hubiesen sobrevivido a una guerra nuclear.


La Academia Sueca sostiene que elige a los ganadores de acuerdo a su mérito literario, pero sus decisiones han desatado varias reacciones polí­ticas, especialmente durante la Guerra Frí­a.

El primer ciudadano soviético en ganar el Nobel de literatura fue Pasternak en 1958, pero las autoridades soviéticas lo denunciaron y se negaron a permitir que fuera a Estocolmo a recibir el premio.

El disidente soviético Aleksandr Solzhenitsyn tampoco fue a la capital sueca después de que ganó el premio en 1970, por temor a que las autoridades no le permitieran reingresar a la unión. Finalmente recibió el reconocimiento cuatro años más tarde, después de que lo exiliaron de la Unión Soviética.

La academia también ha reconocido a escritores favorecidos por los lí­deres soviéticos, como Mijaí­l Shólojov en 1965.
Los anuncios de este año continúan el viernes con el Premio Nobel de la Paz y el lunes con el de economí­a. Esta semana también se anunciaron los premios en medicina, fí­sica y quí­mica.

Todos los premios se entregarán el 10 de diciembre, en el aniversario de la muerte del fundador del galardón, Alfred Nobel, fallecido en 1896.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación