Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apuesta arriesgada contra cambio climático

Estos métodos se basan en la manipulación humana del clima, como generar cierto tipo de nubes de hielo

Según expertos el uso de la geoingeniería puede tener resultados imprevisibles. FOTO EDH

Según expertos el uso de la geoingeniería puede tener resultados imprevisibles. FOTO EDH

Según expertos el uso de la geoingeniería puede tener resultados imprevisibles. FOTO EDH

Algunos científicos estudian métodos para manipular el clima de la Tierra como si fuera un termostato, con la idea de que se podría revertir el calentamiento global con una reducción artificial de la temperatura del planeta.

Ese es el controvertido objetivo de la geoingeniería que estudia cómo enfriar el planeta con métodos como generar cierto tipo de nubes que reflejen más la luz solar o arrojar partículas de sulfato en la estratosfera para bloquear los rayos solares.

Mientras que algunas voces piden tener en cuenta esta tecnología, otras advierten de que la geoingeniería nunca se ha probado, puede tener resultados imprevisibles y distrae de la verdadera solución al cambio climático: reducir los gases de efecto invernadero. Según los críticos, es como un medicamento que reduciría los síntomas, pero no las causas, de la fiebre que acalora al planeta.

Estos métodos se basan en la manipulación humana del clima, como generar cierto tipo de nubes de hielo —cirros— para que reflejen más la luz solar o usar aviones para que rocíen aerosoles de sulfato en la estratosfera.

Este último ejemplo está inspirado en la reducción de las temperaturas globales durante meses, alrededor de medio grado centígrado, tras la erupción en 1991 del volcán Pinatubo (Filipinas), que arrojó a la atmósfera toneladas de gases.

Ken Caldeira, de la universidad de Stanford (EE. UU.), es uno de los pioneros mundiales en geoingeniería, y aunque en sus muchos estudios dedicados a la materia concluye que estos métodos enfriarían el planeta, es absolutamente contrario a emplearlos.

Caldeira espera que nunca se apliquen los modelos que estudia y los ve únicamente como opciones de urgencia ante una potencial situación catastrófica.

"Está claro que los riesgos son elevados, el mundo real es más complicado que los modelos climáticos que manejamos, y no podemos estar seguros de lo que pasaría", sostiene.

Para él, la única forma de luchar contra el cambio climático es reducir los gases de efecto invernadero, pero en caso de que el mundo se enfrentase a una situación límite, el método más rápido de enfriar el planeta sería emitir aerosoles a la estratosfera. —EFEEstos métodos se basan en la manipulación humana del clima, como generar cierto tipo de nubes de hielo

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación