Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ansiedad: enfermedad del siglo XXI

Los trastornos de ansiedad son considerados como los trastornos psicológicos más prevalentes

Ansiedad: enfermedad del siglo XXI

Ansiedad: enfermedad del siglo XXI

Ansiedad: enfermedad del siglo XXI

Un estado de ansiedad se reconoce por síntomas de estrés, impaciencia, miedo, nerviosismo, intolerancia, cosquilleo.

Clarissa de Araujo, psicóloga de la Fundación Icef, sostiene que la ansiedad es parte normal de la vida cotidiana, es más, todos los humanos deben padecer de ansiedad, ante una señal de amenaza, peligro o alegría, el cual se produce como una reacción que ayuda a enfrentarse y responder.

Esta se activa a situaciones en que regularmente no se esté acostumbrado a realizar o requiere un poco más de esfuerzo, por ejemplo lanzarse de un paracaídas, presentar un examen, ir a una entrevista de trabajo, hablar en público, fobias etc.).

"La ansiedad es un mecanismo de defensa del organismo, es parte de las dotaciones que tiene el ser humano para sobrevivir, lo que permite una descarga de adrenalina en nuestro cuerpo que nos permite tomar más aire del que regularmente tomaríamos para responder mejor, con mayor rapidez y fuerza; es un mecanismo natural que debe activarse únicamente antes circunstancia de estrés", asevera Clarissa.

Esta va acompañada de reacciones o síntomas corporales tales como tensión muscular, sudoración excesiva, temblor, respiración agitada, dolor de cabeza, de pecho o de espalda, palpitaciones, nudos en el estómago, entre otros.

Los factores

La psicóloga menciona que las causas del trastorno de ansiedad pueden originarse a factores biológicos, congnitivos y sociocultural.

En el factor biológico se produce por algunas condiciones médicas que conducen a un aumento de la ansiedad. Esto ocurre cuando alguna enfermedad o padecimiento afecta de alguna manera el cerebro, causando una interrupción en la química del cerebro.

"Por ejemplo, las niñas en edad de pubertad están ansiosas por la llegada de la menstruación, esto se debe a la carga hormonal y el cerebro percibe esa sensación", sostiene.

El factor congnitivo se traduce por distinguir el lado positivo y negativo de los acontecimientos de la vida diaria.

"Muchas veces nos estresamos por cosas pequeñas de la vida que no son tan importantes. Es necesario identificar en la vida que cosas son importantes y las que no lo son. Muchas veces hacer ese ajuste de pensamiento basta", menciona la profesional.

Y el factor sociocultural, "se traduce a la gente que tenemos alrededor, lo que nos transmite, por ejemplo, la gente relajada y calmada regularmente calma a los demás, los alborotados alborotan a los demás. Hay que cuidar nuestro entorno, esto no quiere decir que no hablemos a los ansiosos, es solo que tenemos que estar pendiente de que si estamos junto a un ansioso nosotros transmitirle nuestra tranquilidad en vez de permitir que está influencia vaya con nosotros", asegura Clarissa.

Por otro lado, las fobias también son causantes de situaciones de ansiedad, ya sean ante agentes externos, como por ejemplo el miedo a los animales, o internos, que se traduce en el temor a parecer una enfermedad y pueden llevar a padecer hipocondría.

Araujo menciona que estos trastornos afectan más a las mujeres que a los hombres, ya que éstas tienen una mayor tendencia a la emotividad "en una sociedad en la que a los hombres se les veta el derecho a expresar sus sentimientos", asegura.

Por otro lado, es más generalizada en personas adultas, aunque esto no excluye que pueda manifestarse también en niños pequeños. Se trata, por lo general, de personas que tienen crisis de identidad, que están sufriendo modificaciones en su vida diaria y sienten pánico e inseguridad. "La ansiedad suele brotar en épocas de mayor cambio, al terminar los estudios y comenzar el trabajo, al encontrar una pareja, con un embarazo, etc., y hay que ponerle freno cuando una persona nota que algo no funciona", dice.

Hay muchas maneras de tratar la ansiedad, aunque la mayoría van encaminadas a terapias cognitivo-conductuales que se centran en enseñar al paciente cómo manejar su enfermedad.

Las técnicas más habituales van dirigidas a tratar de modificar la forma de pensar de la persona y a manejar esos pensamientos. Por otro lado, también intentan explicar cómo comportarse ante los síntomas físicos y dar una solución para solucionar los problemas de la conducta que provocan la ansiedad.

Con un tratamiento adecuado y la voluntad del paciente se puede llegar a erradicar el problema definitivamente. Para los casos más graves, existen fármacos con los que controlar o disminuir las crisis de ansiedad, así como su intensidad o frecuencia.

Icef ofrecerá hoy miércoles la conferencia "Qué es la ansiedad y cómo manejarla". El miércoles 27 "Qué factores influyen en la ansiedad". Ambas serán a las 6:30 p.m. en sus oficinas. Más información al Tel. 2525 4600.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación