Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Abuela y nieto viralizan las redes sociales

La foto de Giancarlo Murisciano con su abuela Antonia en brazos se convirtió en el primer suceso viral de 2015

Giancarlo detalló que en la foto, que se convirtió en furor mundial, su abuela no está llorando, sino que su expresión triste se debe a su actual debilidad.

Giancarlo detalló que en la foto, que se convirtió en furor mundial, su abuela no está llorando, sino que su expresión triste se debe a su actual debilidad.

Giancarlo detalló que en la foto, que se convirtió en furor mundial, su abuela no está llorando, sino que su expresión triste se debe a su actual debilidad.

Un verdadero gesto de amor y agradecimiento plasmado en una fotografía conmovió al mundo cibernauta, convirtiéndose en el primer suceso viral de 2015.

Se trata de Giancarlo Murisciano, un joven italiano de 28 años, quien publicó el 1de enero en su cuenta de Facebook una fotografía en la que aparece cargando en sus brazos a su abuela, Antonia, de 87 años y enferma de Alzheimer.

"También esto es amor... Quizás no ha sido el mejor 31 de diciembre de mi vida ... pero esto también es parte de la vida... antes eras tú quien me acogía en el regazo y ahora lo hago yo contigo, abuelita, sin vergüenza ni temor... para recordar a todos que la vida debe ser vivida y combatida... es fácil escribir palabras en Facebook o en otros lugares... pero en la vida se debe estar presente siempre. Este es mi deseo para 2015: la presencia de alguien cercano, que nos pueda proteger y reconfortar y también que nos haga felices y nos sonría", fue el mensaje que Giancarlo escribió junto a la fotografía.

El honesto y conmovedor mensaje le dio la vuelta al mundo, obteniendo más de 470,000 "likes" (me gusta) en Facebook y fue compartida por los usuarios más de 50 mil veces.

El fenómeno social fue tal, que más de 1,500 personas le dejaron mensajes de apoyo en la fotografía.

Murisciano explicó al diario Il Corriere della Sera, que creció en casa de sus abuelos y señaló que "durante muchos años me dieron mucho más de lo que podía ofrecerles yo". Giancarlo sabe cómo tratar a las personas frágiles: estudió Educación Física y trabaja como fisioterapeuta en un gimnasio de Messina. Ahora, le contó al diario italiano, su abuela Antonia lo confunde con su hermano (que murió hace años), también confunde a su hija Serafina con su madre, mezcla los nombres, los recuerdos y las caras.

Por la enfermedad de Antonia ahora la familia Gioia Tauro pasa largas horas en su casa.

"De día nunca está sola, y por la noche mi madre duerme con ella", contó Giancarlo, y detalló que en la foto que se convirtió en furor mundial su abuela no está llorando, sino que su expresión triste se debe a su actual debilidad y a los dolores que le provocan una reciente fractura de pelvis. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación