Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Zetas controlan el tráfico y plagios de migrantes en México

La banda criminal cuenta con el apoyo de la mara MS-13, según fuentes oficiales

Recién la semana anterior, autoridades mexicanas rescataron a 165 migrantes secuestrados en Gustavo Díaz Ordaz. Foto EDH

Recién la semana anterior, autoridades mexicanas rescataron a 165 migrantes secuestrados en Gustavo Díaz Ordaz. Foto EDH

Recién la semana anterior, autoridades mexicanas rescataron a 165 migrantes secuestrados en Gustavo Díaz Ordaz. Foto EDH

Las células del cártel de Los Zetas, identificadas como El Círculo o El Extranjero, se han convertido en los principales grupos que controlan el tráfico, la trata y el secuestro de migrantes en los municipios mexicanos de Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo, Miguel Alemán, Gustavo Díaz Ordaz y Ciudad Mier, en Tamaulipas, según publicó el domingo el periódico La Jornada en su página electrónica jornada.unam.mx.

Tan solo este año, las autoridades federales de México rescataron a más de 270 personas que pretendían llegar a Estados Unidos, revelaron al diario La Jornada funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional de ese país.

La llamada ruta del Golfo, que en México inicia desde Chiapas, en realidad tiene su punto de origen en Centroamérica, pues desde Honduras, Guatemala y El Salvador, Los Zetas contactan a migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, y sus operaciones se han visto fortalecidas con el apoyo de grupos como la Mara Salvatrucha (MS-13) y el cártel de Petén, señalaron los funcionarios que fueron consultados para la referida publicación.

Las operaciones de Los Zetas han afectado a centenares de personas, se afirma en el texto, que detalla diversos acontecimientos de los que hay registro desde 2009 y que tienen relación con migrantes plagiados, torturados y obligados a solicitar dinero a sus familias como condición para que fuesen liberados.

La Jornada anotó que en enero de 2009, en la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, fueron rescatadas 189 personas de origen centroamericano que estaban secuestradas en una casa de seguridad en la colonia Doctores de esa ciudad fronteriza.

Ese grupo estaba integrado por 157 hombres y 32 mujeres y a cada uno les exigieron 5 mil dólares a cambio de su libertad. Las autoridades capturaron en ese entonces a 14 presuntos delincuentes.

Los Zetas fueron señalados como responsables de masacrar, en agosto de 2010, a 72 migrantes centroamericanos en un rancho del municipio de San Fernando, en Tamaulipas. Entre las víctimas, las autoridades registraron 14 salvadoreños.

Para febrero de 2012, otros 73 indocumentados se encontraban secuestrados por Los Zetas en tres casas de seguridad que fueron localizadas por efectivos del ejército mexicano en el municipio de Miguel Alemán; cuatro presuntos narcotraficantes fueron detenidos.

En este caso, los migrantes tenían entre siete y 25 días de haber sido privados de libertad y sus captores ya habían recibido diversas cantidades de dinero, reseñó el periódico.

El 7 de marzo de este año, elementos de la Secretaría de Marina de México liberaron a 104 personas que se encontraban privadas de su libertad en una casa ubicada en la colonia 150 Aniversario, del municipio de Nuevo Laredo, añade la publicación.

El caso más reciente ocurrió hace apenas unos días, cuando 165 migrantes, la mayoría de ellos centroamericanos, fueron liberados por personal del Ejército. De ellos, 77 eran salvadoreños.

Todos se encontraban cuativos en un domicilio del municipio Gustavo Díaz Ordaz. Sin embargo, según la información obtenida por La Jornada, los secuestros de migrantes cometidos por Los Zetas también se han extendido a Baja California, donde hace unos días fueron liberados cinco mexicanos que pretendían cruzar a Estados Unidos, luego de haber permanecido varios días secuestrados en una casa de la colonia ex-Ejido Coahuila, en el municipio de Mexicali. Las cinco personas fueron rescatadas por la policía local. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación