Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Violencia se recrudece: 21 crímenes diarios

Autoridades aseguran que alza se debe a reacción de maras por accionar de la Policía

Violencia se recrudece: 21 crímenes diarios

Violencia se recrudece: 21 crímenes diarios

Violencia se recrudece: 21 crímenes diarios

El lunes pasado, justo el día en el que el exalcalde de Nueva York y consultor internacional en Seguridad, Rudolph Giuliani, presentaba su estrategia contra el crimen y la violencia en El Salvador, 30 salvadoreños fueron asesinados. Con esta cifra, ese día se convirtió en el segundo más violento de este año, de acuerdo con las cifras de las autoridades.

Pero lo preocupante de esta crisis de inseguridad que vive el país es que este mayo ha comenzado con un promedio de 21 asesinatos por día , según cifras de la Policía, una situación que no se había vivido desde principios de julio de 2013, período en el que la violencia sobrepasó la cantidad de los 20 crímenes diarios.

Además, la violencia criminal ha acabado con las vidas de 83 personas en los primeros cuatro días de mayo, lo que refleja un aumento de 45 asesinatos con respecto al mismo período de mayo de 2014 en el que hubo 38 crímenes.

Los 83 homicidios se han registrado, en su mayoría, en el área Metropolitana de San Salvador (28); región Central (27); Occidente (22); y Oriente (6), según las autoridades.

Las cifras oficiales detallan además que el comportamiento de la violencia demuestra que existe una tendencia al alza con relación a este año.

Desde el 1 de enero hasta el 4 de mayo, las víctimas de la violencia ascienden a 1,618, con un incremento de 506 homicidios con respecto al mismo periodo del año pasado, indican los datos oficiales.

Repunte de homicidios en La Paz

El reporte de las autoridades detalla que de los 30 crímenes registrados el 4 de mayo pasado, ocho se cometieron en cinco municipios del departamento de La Paz, incluido el del presidente de la Asociación de Lisiados de Guerra (Alges) Israel Antonio Quintanilla, de 53 años, quien desde el 1 de mayo había desaparecido junto a su hijastro. El cadáver de este último fue hallado al día siguiente a dos kilómetros de donde estaba el de Quintanilla. (Ver nota aparte).

Otros tres asesinatos tuvieron como escenario la zona rural de San Pedro Perulapán, Cuscatlán; cuatro en municipios de Santa Ana, otros dos en Ahuachapán; cuatro en ciudades de San Salvador y el resto en los departamentos de Morazán, Chalatenango, La Libertad y San Miguel.

Entre las víctimas se encuentran dos mujeres, cuyos asesinatos se cometieron en San Pedro Masahuat, La Paz; y en Santa Ana.

La mayoría de las víctimas tenía entre los 15 y 30 años, según los registros oficiales de la Fiscalía y la Policía.

Oficiales de la Policía consultados creen que este recrudecimiento de la violencia generada por las pandillas no es más que una medida de presión de estos grupos ilegales para obligarlos a sentarse a negociar para recuperar algunos privilegios que recibieron durante la tregua, ya sea dentro de las cárceles como fuera.

Además, como respuesta al traslado de los más de 30 cabecillas de las pandillas hacia el centro penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, La Paz; y de los más de 2,400 pandilleros que han sido reubicados en distintos reclusorios donde se encuentran integrantes de la pandilla rival.

Lunes negro de marzo: 31 muertes

Solo un día ha sido más violento que el pasado lunes y ese día fue el 30 de marzo pasado en el que 31 salvadoreños fueron asesinados en distintas circunstancias, pero la mayoría de esos crímenes atribuidos a las pandillas por las autoridades de la Policía.

Precisamente ese día fue que se registró la masacre de nueve personas que se encontraban en un estacionamiento para furgones situado en el cantón Primavera de Quezaltepeque, La Libertad, carretera hacia el desvío a San Juan Opico.

Las investigaciones preliminares apuntaban a que el móvil estaría ligado al narcotráfico, aunque no todas las víctimas tenían algún vínculo con el tráfico de drogas.

Este año ha tenido otros diez días en los que la violencia ha prevalecido, es decir que las cifras de homicidios han sobrepasado los 20 homicidios diarios. Los datos oficiales revelan que el 23 de febrero y 12 de marzo, se registraron 23 asesinatos; mientras que el 6 de abril hubo 24.

Lara: alza de crímenes es reacción de pandillas

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, dijo ayer que el recrudecimiento de la violencia desde finales de abril pasado obedece a una respuesta de parte de las pandillas a las acciones que está haciendo el Gobierno en los centros penales con el traslado de más 2,400 pandilleros a otros penitenciarías para desmontar las estructuras que ordenan crímenes desde el encierro.

Agrega Lara que además quieren reaccionar de forma violenta ante los últimos operativos que ha realizado la Policía y el Ejército en distintas comunidades donde las maras s aseguran tienen control.

"Esta es una respuesta ante la acción nuestra, pero es importante señalar que instituciones como la Policía y la Fuerza Armada están preparando otras unidades elites nuevas, tal como lo anunció el Presidente de la República", dijo el ministro Lara, quien agregó que "se hacen grandes esfuerzos en estos territorios con la implementación de una estrategia que vincula acciones preventivas y de inversión social".

Lara aseguró que no deben de bajar el accionar en contra de las pandillas porque "no podemos esperar que nosotros hagamos algo y que los delincuentes se queden de brazos cruzados, (ellos) van a reaccionar y lo que nosotros tampoco vamos hacer es quedarnos con los brazos cruzados, también vamos a reaccionar, vamos actuar, pero por supuesto no solo en la parte represiva sino que dentro del conjunto de medidas que están definidas en la política de seguridad pública", dijo Lara.

Por su parte, el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró que la situación del incremento de homicidios viene registrándose desde mayo de 2013, período en el que comenzó a desaparecer la tregua entre las pandillas, lo que coincidió con el cambio de autoridades que se hicieron en el Ministerio de Seguridad Pública, y también en la Policía.

"Tenemos casi dos años con la influencia de esta situación (negativa) en la cual con ciertos altos y bajos, pero los grupos delincuenciales buscan el empleo de la violencia como una salida para forzar al Estado, para forzar al Gobierno para que tome determinadas decisiones", dijo Ramírez Landaverde.

El jefe de la Policía aseguró que las pandillas están empeñados en incrementar los homicidios solo por el hecho de "hacer números, por hacer cantidad". Lo misma idea la tienen para atacar policías, militares y custodios penitenciarios.

Sostuvo que el 60 por ciento de los asesinatos es atribuido a las pandillas y, además, la mayoría de las víctimas pertenecía o tenía algún vínculo con esos grupos ilegales, de acuerdo con las investigaciones preliminares que hacen los policías en los sitios de los crímenes.

Ramírez Landaverde explicó que se ha detectado que las pandillas también están purgando a su propia gente por distintas razones.

"Lo más fácil para ellos ha sido que con engaño han conducido a alguien de su grupo para matarlo, porque ha entrado en conflicto con su misma pandilla, que se quedó con dinero del cobro de algún ilícito, que no cumplió con el objetivo de la venta ilegal de alguna sustancia ilícita, porque perdió alguna arma de fuego o porque no dio aviso de la llegada de la Policía y arrestaron a un cabecilla", dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación