Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Violencia desborda en La Paz y deja 13 homicidios en 72 horas

Después de San Salvador donde en los primeros tres días de agosto se registraron 29 homicidios, La Paz con 13 asesinatos figura como el segundo departamento con más violencia. Policía asegura que controlará escalada

San Luis La Herradura, San Juan Nonualco, San Luis Talpa, Olocuilta son algunos de los municipios donde se han registrado los homicidios en los primeros días de agosto.

San Luis La Herradura, San Juan Nonualco, San Luis Talpa, Olocuilta son algunos de los municipios donde se han registrado los homicidios en los primeros días de agosto.

San Luis La Herradura, San Juan Nonualco, San Luis Talpa, Olocuilta son algunos de los municipios donde se han registrado los homicidios en los primeros días de agosto.

La Paz es, después de San Salvador, uno de los departamentos con más violencia. En los primeros tres días de agosto se han registrado 13 homicidios, según datos de la PNC.  

La mayoría de hechos en La Paz han sido atribuidos a factores propios del periodo vacacional, como la violencia social e intrafamiliar, que en algunos casos el detonante ha sido el alcohol, afirmó el director de la Policía Nacional Civil, Mauricio Ramírez Landaverde.

“Esperamos tener mayor control y poder normalizar la situación del departamento de La Paz, como ha sucedido en Sonsonate, donde el primer día de agosto se registraron 7 homicidios, pero se ha logrado disminuir a un caso por día”, subrayó el director de la PNC.

No se escapan los hechos en los que las pandillas son las principales protagonistas, en algunos casos por rivalidades y en otros por la extorsión.

Se intentó que la Fiscalía General de la República brindara una explicación del fenómeno, pero un vocero de prensa manifestó que por orden superior no se referirían al tema.

Ante esa negativa, se consultó a policías destacados en distintos municipios de La Paz y sus respuestas fueron coincidentes.

Una agente dijo que la racha de homicidios en La Paz se debe a problemas internos de familias, así como pleitos entre maras. 

“También ha sido por atentado de pandillas contra nuestros compañeros ”.

La agente descartó que la alza criminal en La Paz sea por la época vacacional de agosto. “Son viejas rencillas  que se vuelven como un vaso con agua que con poquito rebalsa” afirmó la agente.

Otro policía  afirmó que esta alza se debe a los problemas de maras y  disputa territorial para cobrar las extorsiones.

También afirmaron que los hechos que se están registrando son como una demostración de fuerza de estos grupos frente a la negativa del Gobierno por negociar una nueva tregua con ellos. 

“Dicen: mato a éste para que vean que tenemos poder”, subrayó. Otro agente consideró que detrás de esta ola criminal  hay fuerzas políticas.

Violencia intrafamiliar
De todos los hechos, solo en uno de los casos, el móvil de la muerte  fue la intolerancia. 

El delito se registró el lunes por la noche en cantón Tecualuya del municipio San Luis Talpa.

Todo comenzó porque el homicida había abandonado  a su compañera de vida y  el suegro disgustado le reclamó.

Al parecer, el imputado, identificado como Jorge Alberto Vásquez Pérez, un vigilante de seguridad privada,  dejó a su mujer hace unos días por ser  infiel.

En la discusión, el vigilante atacó con un machete a su suegro, Simón Amaya Aguillón, de 70 años, quien de inmediato murió. 

Entre tanto el sujeto escapó del lugar; sin embargo, fue capturado.  

El mismo día y hora, a las 9:00 de la noche,  un doble homicidio se registró en los contornos de una gasolinera de San Luis Talpa. 

Según la Policía, ambas víctimas residían en la colonia Santa Cristina, cerca del paso a desnivel de la autopista al aeropuerto. 

Un oficial explicó que ambas víctimas fueron sacadas de sus casas y llevadas a ese lugar, donde finalmente fueron ultimadas.

Las autoridades no precisaron cuál podría ser el móvil de este doble asesinato; sin embargo, no descartan que haya sido por un ajuste de cuentas o rencillas entre pandillas.

Más tarde, Carlos Campos Mejía, de unos 20 años, fue asesinado por pandilleros de la MS en caserío Los Ortices de Santiago Nonualco.

La víctima no era de la zona sino de la colonia Miramar, sitio de dominio de la pandilla 18. Campos Mejía había llegado a Los Ortices a visitar a unos parientes y los pandilleros de esa zona al parecer lo considerado rival y lo asesinaron.  

Investigaciones preliminares de la Policía indicaban que el muchacho no tenía nada que ver con esos grupos, pero por lo general estas estructuras tienden a pensar que las personas que residen en zonas de maras rivales son sus enemigos y por eso los atacan sin antes asesorarse.

En Olocuilta, fue asesinado con arma de fuego Élmer Pérez, cuya edad no fue precisada. Entre tanto, en San Luis La Herradura mataron de varios disparos  a  Óscar Antonio Guzmán Córdova, de 38 años.

La víctima era comerciante de carnes en el mercado municipal, por lo que no descartaron que el crimen haya sido por no pagar la extorsión. 

Por este hecho, la Policía detuvo a un menor identificado como Eleazar M. M., de 17 años, supuesto miembro de la MS. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación