Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Violencia deja más de medio centenar de asesinatos en el inicio del año

Dos agricultores fueron ultimados ayer, en Jayaque

Investigadores realizan el reconocimiento de dos agricultores asesinados en Jayaque, La Libertad. Foto EDH / Jaime Anaya

Investigadores realizan el reconocimiento de dos agricultores asesinados en Jayaque, La Libertad. Foto EDH / Jaime Anaya

Investigadores realizan el reconocimiento de dos agricultores asesinados en Jayaque, La Libertad. Foto EDH / Jaime Anaya

Más de medio centenar de salvadoreños fueron asesinados en los primeros cinco días del año, según las estadísticas oficiales de la Policía.

De acuerdo con las fuentes policiales, el día más violento, hasta ahora, ha sido el pasado jueves 2, cuando las autoridades contaron 15 personas ultimadas.

El segundo día más violento fue el sábado. Según las fuentes, ese día asesinaron a 11 personas; cuatro de ellas en ataques armados que dejaron, también, varios lesionados; y las otras siete víctimas fueron muertas en otros hechos en todo el país.

Entre el sábado y domingo, la Policía cifró en 16 las víctimas de homicidio.

Entre los fallecidos de ayer están dos jóvenes que fueron raptados el viernes a las 10:30 de la noche y, cuyos cadáveres, fueron localizados a las 10:00 de la mañana en las cercanías de la cancha de fútbol de la Finca Los Ángeles, cantón San Juan Higinio, en Jayaque, La Libertad.

Los occisos fueron identificados como Ricardo Danilo López, de 19 años, y Daniel Eduardo García González, de 17. Ambos tenían heridas hechas con arma blanca (corvo), dijeron las fuentes policiales que procesaron la escena.

El sub inspector Lenin Araujo, jefe policial de Jayaque, expresó que desde el viernes los parientes los reportaron como desaparecidos.

Araujo explicó que, según las primeras investigaciones, "un grupo de sujetos vestidos de policías y soldados los sacó de sus casas y les manifestó que se los llevaba para el puesto (policial) de Teotepeque".

"Tenemos confirmado que los asesinos no eran policías ni soldados, sino delincuentes", agregó el jefe policial, y descartó que los muchachos tuvieran nexos con maras.

El móvil del doble crimen aún no ha sido esclarecido.

Familiares de los jóvenes explicaron que el viernes llegó un grupo de ocho sujetos, cinco con ropa militar y tres vestidos de policías, y sacaron de sus viviendas a las víctimas y a un joven más. Este último fue dejado atado y vapuleado en un bosque cercano a donde fueron asesinados sus amigos, informaron fuentes.

Los crímenes fueron cometidos en una zona de difícil acceso vehicular, en una de las zonas montañosas del municipio de Jayaque.

"La gente del caserío decía que los iban a matar, pero pensamos que solo eran habladas. Lo decían solo por la forma en que ellos se vestían, pero ellos no eran mareros ni nada. Esos sujetos llegaron bien equipados con fusiles M16 y armas cortas", aseguró el hermano de una de las víctimas mortales.

La familia interpuso la denuncia tras la desaparición y realizaron una búsqueda todavía ayer.

Uno de los jóvenes fue decapitado y mutilado de un brazo, informaron.

Los asesinos dijeron a los parientes de los muchachos, quienes trabajaban en un finca de Chiltiupán, que se los llevaban detenidos por robo y extorsión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación