Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Violencia ha cobrado la vida a 34 trabajadores del transporte público

Cifra registrada es del primer semestre de este año

El conductor asesinado estaba en este microbús de la Ruta 113. La Policía sospecha que pudo derivarse de la extorsión.

El conductor asesinado estaba en este microbús de la Ruta 113. La Policía sospecha que pudo derivarse de la extorsión.

El conductor asesinado estaba en este microbús de la Ruta 113. La Policía sospecha que pudo derivarse de la extorsión.

Hasta ayer 34 motoristas del transporte público habían sido asesinados. El último atentado se produjo ayer en Cojutepeque, Cuscatlán. En este hecho asesinaron a Ricardo Ernesto Rosales Mejía, de 42 años, quien era motorista de microbuses de la Ruta 113.

El ataque se perpetró en el punto de microbuses de la referida ruta, situada en la colonia Divina Providencia, calle hacia San Ramón.

Rosales Mejía se encontraba dentro del microbús, placas MB-3-325, en espera de que le dieran la salida para el próximo viaje.

Cuatro hombres con apariencia de pandilleros se subieron al microbús y de inmediato le asestaron al menos ocho disparos , que acabaron con su vida al instante, según la oficina fiscal de Cojutepeque.

Pese a que la policía realizó un operativo de búsqueda de los atacantes, no hubo sospechoso detenido relacionado al crimen.

Hasta el momento, las autoridades policiales no saben los motivos del asesinato, aunque no descartan que podría derivarse de las extorsiones que las pandillas les exigen a los transportistas de la referida gremial.

Familiares del motorista aseguraron que la víctima tenía varios días de estar recibiendo amenazas de muerte, porque aparentemente se negó a colaborar con los pandilleros para trasladar armas de fuego.

Otro atentado se registró ayer tarde sobre el bulevar del Ejército. El motorista de un bus de la Ruta 3 identificado como José Nelson Rivas, quien tenía diez años de trabajar en esa línea de transporte, fue atacado a balazos en los momentos en el que conducía la unidad rumbo hacia el oriente.

La víctima fue llevada a un centro hospitalario, donde murió horas más tarde.

Los trabajadores de la Ruta 3 aseguraron que ellos ya están pagando una cuota producto de la extorsión a un grupo de pandilleros, pero otros mareros han comenzado también a extorsionarlos. Se presume que por negarse a pagarles a estos últimos es que asesinaron a Rivas.

Con estos dos casos de ayer, ya son 34 los empleados del transporte público, entre motoristas y cobradores, los que han sido asesinados en el primer semestre del año, según las gremiales de transportistas como "Fecoantrans Inversiones y Negocios".

La mayoría de los asesinatos de empleados del transporte colectivo es atribuida a las pandillas, a raíz de las extorsiones que les exigen para dejarlos circular con libertad.

Los datos de la referida gremial de transportistas detallan que además de los 34 trabajadores asesinados, se han registrado 35 ataques armados dentro de buses y microbuses , que han dejado 53 personas heridas, entre trabajadores y pasajeros.

Matan a vigilante

En otro hecho, Eugenio Benavides Burgos, vigilante privado de un restaurante capitalino, fue asesinado en las afueras del referido lugar.

El hecho se registró a las 3:00 de la madrugada de ayer en la esquina de la Avenida España y Alameda Juan Pablo II, luego de haber salido de su jornada laboral. Varios hombres que iban en un carro rojo le hicieron siete disparos desde el auto. Benavides Burgos fue llevado al hospital Rosales, donde murió.

La Policía sospecha que el vigilante fue asesinado por problemas con pandilleros, a raíz de su trabajo en el restaurante.

Por otra parte, el cadáver de un hombre no identificado fue encontrado con lesiones de bala en el cantón Las Lajas de Izalco, Sonsonate.

Siempre en el mismo departamento, Sergio H., 17 años, resulto herido la noche del martes, luego de ser atacado a balazos en las afueras de Nahuizalco.

También en el cantón La Cañada de Yucuaiquín, La Unión, asesinaron a Rafael Antonio Pérez Pineda, de 26 años.

Mientras que en la finca San Sebastián Salitrillo de Santa Ana, hallaron el cadáver de un hombre con varios impactos de bala.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación