Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

VIDEO: El día que Francisco Flores se enfrentó a Fidel Castro

El encontronazo ocurrió el 18 de noviembre de 2000 durante la X Cumbre Iberoamericana que se realizó en Panamá. El dictador cubano Fidel Castro acusó a Francisco Flores de proteger al anticastrista Luis Posada Carriles.

Francisco Flores

El encontronazo ocurrió el 18 de noviembre de 2000 durante la X Cumbre Iberoamericana que se realizó en Panamá. | Foto por Archivo

El 18 de noviembre de 2000 se produjo uno de los incidentes a nivel internacional más recordados en la carrera política y presidencial de Francisco Flores, cuando se enfrentó con Fidel Castro, entonces presidente de Cuba, por causa del terrorismo. La X Cumbre Iberoamericana, que se realizó en Panamá, fue el escenario del choque entre ambos mandatarios.

Luego de que El Salvador lanzara una moción contra el terrorismo generado por la agrupación ETA en España, Cuba se opuso a tal petición porque no se les consideraba a ellos y a otros países como afectados de ese problema.

“El cabecilla (Luis Posada Carriles) procede de El Salvador, cuyo gobierno sabe perfectamente que Carriles vive ahí porque al presidente Calderón Sol le entregamos todos los detalles: dónde vive, qué hace”, lanzó Fidel Castro.

Flores reaccionó indignado y le acusó de haber apoyado a la entonces guerrilla del FMLN en la guerra.

“Que usted me acuse a mí, en este foro, de que yo tengo responsabilidad en el caso de Luis Posada Carriles, después de que usted tuvo la cruel, sangrienta e inaceptable responsabilidad en la guerra de El Salvador, es absolutamente intolerable”, le respondió Flores.

El presidente salvadoreño también cuestionó a Castro por su involucramiento en la guerra en El Salvador, donde miles de compatriotas sufrieron las repercusiones.

“Por lo tanto, señor Castro, es absolutamente intolerable que usted, involucrado en la muerte de tantos salvadoreños, que usted, que entrenó a muchísimas personas para matar a salvadoreños, me acuse a mí de estar involucrado en el caso de Luis Posada Carriles”, fue su respuesta.

Mientras Flores le refutaba en tono pausado y firme, Castro lo escuchaba atento y con su rostro apoyado sobre su mano izquierda. La incomodidad del momento se reflejaba en el rostro de otros gobernantes presentes en la reunión como José María Aznar y el mexicano Ernesto Zedillo.

Flores le aclaró a Castro que El Salvador jamás iba a estar del lado del terrorismo, y que estaban dispuestos a ayudarle a Cuba y al pueblo cubano a terminar este tipo de acciones.

Además, le dijo que una cosa es que un delincuente compre una identificación falsa y otra acusar a El Salvador de “proteger a esos criminales”.

“Me está acusando de los muertos en El Salvador”... No te he acusado a ti... Si tengo que acusarte, te acuso”, reaccionó Castro.

Flores pidió acabar con la discusión porque el debate no podía ser más polémico y tenso, y propuso una reunión bilateral para tratar el tema.

Un día después, Flores calificó de “algo lamentable” el enfrentamiento, pero agregó que no podía quedarse callado ante lo dicho por Castro.

“Es una lástima (lo que ocurrió), pienso que fue un gravísimo error de parte del señor Fidel Castro traer ese tema como lo trajo a la Cumbre”,manifestó Flores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación