Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vecinos denuncian alza de saqueos en zona Teleférico

Asaltos se dan en horas del día mientras las familias están en sus trabajos

La mayoría de los vecinos de Ciudad Credisa teme hablar de la ola de asaltos en su colonia. Fotos EDH / Miguel Villalta.

La mayoría de los vecinos de Ciudad Credisa teme hablar de la ola de asaltos en su colonia. Fotos EDH / Miguel Villalta.

La mayoría de los vecinos de Ciudad Credisa teme hablar de la ola de asaltos en su colonia. Fotos EDH / Miguel Villalta.

Residentes de al menos tres colonias del sector del Teleférico San Jacinto, al sur de San Salvador, se quejan del incremento de saqueos de viviendas en las últimos semanas.

Pareciera que el temor de los vecinos, de que ahí se construya una nueva delegación policial y con ella un complejo de bartolinas, ha coincidido con el acoso delincuencial que se está dando.

Aseguran que unas 15 viviendas de las colonias Ciudad Credisa, Amatepec y Altos del Cerro, han sido saqueadas en las últimas semanas. Estos hechos se registran por lo general en el transcurso del día, cuando sus moradores se encuentran en sus lugares de trabajo.

Sujetos desconocidos a bordo de bicicletas, motocicletas y automóviles merodean la zona durante el día, aprovechándose de la ausencia policial. Estos sujetos, según los habitantes, visitan el lugar varias veces para garantizarse que las casas por saquear, estén solas para proceder.

Según los lugareños, en algunos casos, los hampones se han llevado todos los objetos de valor como televisores, equipos de sonido, computadoras y otros enseres de valor que encuentran.

La mayoría de atracos se han dado en casas ubicadas en calles Coatepeque, Olomega, Güija, Guascorán y Jiboa, Sumpul, entre otras.

Las familias afectadas han tenido que enfrentar la dura realidad, de encontrar sus casas vacías, por la tarde o noche cuando regresan.

De acuerdo con los residentes, en las viviendas que por las condiciones de seguridad: enrejados, alarmas y otros mecanismos, los sujetos dejan paquetes con excretas humanas o de animales como queriéndoles expresar un mensaje, que todavía no comprenden.

En otros casos destruyen el techo o los ventanales de las mismas y le dan vuelta a todos los objetos de las familias.

Durante los atracos, no hay alertas o llamados de emergencia al 911 para capturar a los delincuentes, pues la población teme por su seguridad, expresaron.

Una señora explicó que ella puede vigilar un vehículo que una persona le pidió que se lo vea, pero si luego llegan sujetos a abrirlo para robarlo no puede hacer nada, porque teme por su vida.

Aunque no descartan que hayan asaltantes de la zona, sospechan que la mayoría llega de comunidades marginales de Soyapango y San Salvador. "Hace un mes en uno de estos pasajes se le metieron a la casa de una familia y aunque le revolvieron todas las cosas no le robaron nada, sólo le dejaron un paquete de cochinada de perro", relató un lugareño.

Una de las insatisfacciones de los vecinos del Teleférico es que la Policía no realiza un verdadero patrullaje en la zona como caminar a pie, pasaje por pasaje y registro de personas sospechosas.

"Debe haber más patrullaje en estas colonias. Por lo general llegan en vehículo y se están por algún momento, luego se van. La cosa es que deberían rastrear más en la colonia", recomendó una habitante.

El problema de la zona del teleférico se complica porque está en medio de las pandillas MS y 18; y cada una se disputa el territorio.

Sostienen que Ciudad Credisa es un lugar que hasta hace cuatro meses era tranquilo pero luego todo se puso complicado. Aseguran que la zona está siendo utilizada para dejarles cadáveres de otras zonas.

Un residente manifestó que su padre es un comerciante que debe pagar 80 dólares semanales para que no el hagan daño a él ni a su familia. Este problema lo ha tenido que enfrentar por dos años, manifestó.

"Tenemos miedo que con las bartolinas que piensan instalar, la situación se torne incontrolable. Sin traer esos delincuentes todos los dueños pagan renta (o extorsión) y cuando los traigan como será", se preguntó el residente.

Varios habitantes consultados no confían que la instalación de una delegación policial les vaya a devolver la tranquilidad, al contrario temen que las extorsiones y los homicidios aumenten.

Sobre las bartolinas en la zona, el director de la Policía, Rigoberto Pleités, dijo que no pretenden construir un penal sino una delegación para resolver el hacinamiento de detenidos que tienen.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación