Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Varias víctimas de accidente de Cabañas continúan graves

El percance ocurrió, el sábado, en Sensuntepeque Hasta ayer se registraban siete personas muertas

foto edh / douglas urquillaPobladores del cantón Copinolapa asistieron ayer al velorio de cuatro de las siete víctimas del percance. Fotos EDH / Jaime Anaya.

foto edh / douglas urquillaPobladores del cantón Copinolapa asistieron ayer al velorio de cuatro de las siete víctimas del percance. Fotos EDH / Jaime Anaya.

foto edh / douglas urquillaPobladores del cantón Copinolapa asistieron ayer al velorio de cuatro de las siete víctimas del percance. Fotos EDH / Jaime Anaya.

Con semblante sereno y mostrando una laceración grande en la mitad del brazo izquierdo, José Inés Sorto relataba, ayer, el espanto que vivieron él y decenas de pobladores del cantón Copinolapa, en Sensuntepeque, cuando el camión en que viajaban se descontroló hasta estrellarse.

En el vehículo viajaban unas 35 personas, entre ellas la esposa de José Inés y sus tres hijos: dos niñas y un niño.

Este último, de nombre Héctor José, de 11 años, murió junto a otros seis pasajeros al estrellarse el camión contra unos árboles por una aparente falla en los frenos.

El percance se registró a las 5:30 p.m., del sábado en el kilómetro 123 de la Longitudinal del Norte, en el carril de Sensuntepeque a Chalatenango.

La tarde de ayer, durante el velorio de Héctor José y otras tres víctimas, en la iglesia del caserío Fátima, Sorto relataba que él sobrevivió porque cuando se percató de que el motorista del camión no podía detenerse, decidió lanzarse.

"Fui de los primeros que se tiraron del camión. Estaba seguro de que me iba a salvar tirándome. Otros hicieron lo mismo pero a los demás ya no les quedó opción", agregó.

Según el hombre, los ocupantes se dieron cuenta de que algo andaba mal cuando uno de los pasajeros pretendía bajarse en una gruta que está a unos metros antes de donde fue la tragedia. Sin embargo, el conductor —un adolescente, hijo del dueño del automotor— no hizo la parada porque no pudo frenar.

Unos metros después, en una bajada, el vehículo, tomó más velocidad sin que el motorista pudiera hacer nada. En ese momento los pasajeros advirtieron el peligro y algunos comenzaron a lanzarse, mientras que otros comenzaron a gritar y a pedir auxilio.

Segundos después, el camión invadió el carril contrario y se fue a estrellar contra unos árboles.

Cuando José Inés llegó a la escena encontró a su hijo muerto y a su esposa e hijas lesionadas de gravedad. El camión estaba hecho chatarra.

Cifra de muertos podría aumentar

Socorristas de Comandos de Salvamento informaron que, además de Héctor José, murieron Juan José Hernández, de 70 años; José Francisco Membreño, de 55, así como José Ernesto Díaz Hernández, de 53.

También perecieron María Dolores Rodríguez, de 50; María Petronila Martínez, de 25, y Wendy Rocío Hernández, de 23. En redes sociales trascendió que una octava persona había muerto en el hospital, pero no fue confirmado por las autoridades.

No obstante, voceros de Comandos de Salvamento dijeron que en hospital Rosales, hasta las 5:30 p.m. de ayer, había cuatro pacientes con pronóstico reservado.

Otros afectados seguían ingresados ayer en el hospital de Sensuntepeque, mientras que el motorista responsable estaba en prisión.

Familiares de cuatro de las siete víctimas dijeron que hoy, a las 10:00 a.m., serían sepultadas. Habitantes del cantón Copinolapa dijeron que la mayoría de pasajeros había participado, el viernes, en el entierro de un vecino.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación