Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vargas: si no se cambia de rumbo, la violencia se profundizará

Diputado de ARENA, Mauricio Vargas, señala que el gobierno tiene que cambiar de estrategia para poder resolver el problema de inseguridad y la violencia de las pandillas

Investigadores levantan el cuerpo cadáver de una de las víctimas de la violencia en el país.

Investigadores levantan, el cadáver de una de las víctimas de la violencia en el país. 

Investigadores levantan, ayer, el cadáver de una de las víctimas de la violencia en el país.

El diputado por el partido ARENA, general Mauricio Vargas, advirtió ayer de que si el gobierno no cambia su estrategia de combate a la criminalidad y a la violencia generada por las pandillas, esta situación de inseguridad por la que atraviesa el país se profundizará aún más.

"Lo que preocupa es que si no hay un cambio de rumbo en el abordaje de la situación de seguridad, estoy seguro que la situación va para peor y ahí vamos a ver la realidad", dijo Vargas durante el programa de opinión Frente a Frente de Telecorporación Salvadoreña junto al diputado por el FMLN, Misael Mejía.

Los responsables de la Seguridad Pública han reiterado que no habrá cambios en la estrategia de combate del crimen y las pandillas, la cual prioriza más el enfoque de la prevención. Esta estará centrada en la implementación de la Policía Comunitaria en las zonas de alto riesgo delincuencial y en la creación de batallones elites antipandillas de la Policía y de la Fuerza Armada, pero que hasta el momento no han logrado frenar el embate de la violencia criminal.

Vargas sostuvo que los atentados de las pandillas contra agentes de la Policía, militares y custodios penitenciarios es una muestra que la violencia está imparable y que con estos ataques "se está retando al Estado, no es al FMLN, sino que se está retando a la ciudadanía, si a todos nos afecta la calidad de vida, por la única y sencilla razón de que hay lugares donde no se puede caminar".

Cuestionó además al presidente Salvador Sánchez Cerén, quien aseguró recientemente que la violencia solo está golpeando a los residentes de 50 municipios y que en el resto de poblaciones la gente vive tranquila.

Contrario a lo afirmado por el Presidente Sánchez Cerén, Vargas explicó que en esos 50 municipios se cometen el 72 por ciento de los asesinatos, pero en esas 50 poblaciones se concentra el 60 por ciento de la población salvadoreña.

"Si el 60 por ciento de la población está afligida, la mayoría de la población está afligida, aunque sean 50 municipios, eso fue en el 2014 y en el 2015 es lo mismo, esto quiere decir que no hay tranquilidad en la mayoría de la población", reflexionó Vargas.

Otros de los cuestionamientos hechos por Vargas durante la entrevista fue contra el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia por considerar que el gobierno le ha traspasado la responsabilidad de dictar la política nacional de seguridad, cuando para gobernar se requiere de "decisiones políticas serias y fuertes".

En ese sentido, Vargas sostuvo: "En lo personal no creo en el Consejo de Seguridad, parece en primer término una rectoría, porque hay un montón de rectores, parece neocatecúmeno porque hay pastores, evangélicos y curas, parece seminario, y lo que saben de seguridad es bien poco, perdonen. Para mí, el esquema de la seguridad está incompleto", dijo Vargas.

Ante el señalamiento del diputado Mejía de que el gobierno está haciendo esfuerzos por frenar las altas tasas de violencia y de que no está de brazos cruzados, Vargas respondió que él nunca ha dicho que no se están haciendo esfuerzos, sino que "no son suficientes, que no han tenido éxitos, que todo está a medias, eso es lo que yo he dicho, y que el tiempo apremia".

A su juicio, la Fuerza Armada no está siendo utilizada como lo establece la Constitución porque "tiene que haber un principio de empleo claro, porque tiene que haber un mandado claro", sostuvo Vargas. Agregó que no se puede "disponer en carácter disuasivo ni va disponer de la Fuerza Armada como dama de compañía".

Aún cuando el número de homicidios se ha incrementado en los últimos tres meses, Mejía sigue siendo optimista de que el problema de inseguridad y violencia se podrá resolver, aunque sin mencionar el tiempo que se necesitará para tal fin, porque "estamos convencidos de que vamos a salir bien, y no lo estoy diciendo sobre la base de subjetividades, sino que la base de los datos que se han estado dando en relación a lo que la Policía plantea en todos los delitos".

El diputado Mejía reveló que el gobierno de Mauricio Funes tuvo que negociar con las pandillas para que redujeran los homicidios a cambio de privilegios en las cárceles.

"En este momento, hay una presión de la criminalidad para obligar al gobierno a echar marcha atrás a la decisión firme de combatir a la criminalidad e incluso volver a la posibilidad de hacer algún tipo de negociación", dijo Mejía.

Director PNC justifica acuartelamiento

El director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, justificó ayer la suspensión de las licencias para todos los policías ante la emergencia que se vive por el aumento de la violencia criminal y los ataques contra los agentes; aún cuando está consciente que no existen las condiciones para albergar a los policías en las delegaciones o puestos.

"Todo el trabajo que estamos haciendo, el objetivo es controlar la delincuencia, reducirla, y estamos combatiendo a los grupos criminales", indicó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación