Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Van 870 desaparecidos: 420 más que año pasado

Según las autoridades las cifras representa un aumento del 93 por ciento en diez meses

Muchas personas que buscan a sus parientes llegan a la entrada del Instituto de Medicina Legal a colocar una fotografía de sus parientes en un intento por localizarlos. Foto EDH / Archivo

Muchas personas que buscan a sus parientes llegan a la entrada del Instituto de Medicina Legal a colocar una fotografía de sus parientes en un intento por localizarlos....

Muchas personas que buscan a sus parientes llegan a la entrada del Instituto de Medicina Legal a colocar una fotografía de sus parientes en un intento por localizarlos. Foto EDH / Archivo

La cantidad de personas desaparecidas en 10 meses de este año casi se ha duplicado con relación al mismo período del año pasado. Las cifras de la Policía detallan que 870 personas, en su mayoría jóvenes, han desaparecido por distintas circunstancias entre el uno de enero y el 27 de octubre de este año.

Eso representa un aumento del 93 por ciento con respecto al mismo plazo de tiempo del año pasado en el que se habían recibido 450 denuncias de personas desaparecidas.

Los análisis de la Policía detallan que más del cincuenta por ciento de las personas extraviadas tienen entre los 13 y 20 años.

Señalan que un buen número de las desapariciones están ligadas al accionar de las pandillas, ya sea porque la mayoría de las víctimas son integrantes de esos grupos ilegales, otras son amigos de mareros, novias o novios de pandilleros, o familiares de integrantes de las maras.

Aseguraron que hasta los mismos familiares de pandilleros, aunque no estén integrados a esos grupos, corren el mismo riesgo de desaparecer que sus parientes solo por el hecho de tener algún parentesco.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública Ricardo Perdomo ha reiterado que casi un 50 por ciento de las personas desaparecidas aparecen con vida.

"De los desaparecidos denunciados, el 50 por ciento son encontrados en condiciones normales. Las denuncias pueden ser muchas y algunos continuarán desaparecidos y otros aparecerán muertos", dijo Perdomo en septiembre pasado.

Pero no todos los casos de desaparecidos están ligados a las pandillas sino que también a otras causas como por ejemplo de carácter sentimental, problemas familiares o porque algunos jóvenes desean irse a divertir por algunas horas o días y no regresan a sus casas hasta después de varios días.

Uno de esos casos se registró recientemente en Santo Tomás, donde cuatro estudiantes de un centro escolar de ese municipio decidieron irse de sus casas adonde a otros familiares. Los adolescentes dejaron cartas a sus padres en las que les hacían ver que se iban de sus casas y que posteriormente se darían cuenta de sus motivaciones.

Días después, los jóvenes aparecieron en las casas de otros familiares en Mejicanos. Igual situación vivieron los parientes de tres jóvenes en Mizata, Teotepeque, La Libertad, quienes desaparecieron por varios días. Luego se conoció que éstos adolescentes andaban divirtiéndose en grupo sin importarles la angustia que pasaban sus parientes.

Al igual que éstos casos también recordó el caso de una ingeniero que simuló haber sido secuestrada y cuyo vehículo fue encontrado en la colonia San Luis. Sin embargo, veinte días después la Policía descubrió que se había ido junto a otra persona hacia Nicaragua, aparentemente para evadir sus deudas económicas.

"Este tipo de casos nos restan operatividad y se gastan recursos que se pueden invertir para el esclarecimiento de otros casos", dijo un investigador de la Policía.

Se trató de conocer más sobre el incremento de las personas desaparecidas con el subdirector de Investigaciones de la Policía Héctor Mendoza Cordero, quien señaló que por tratarse de investigaciones que están en curso no podía hablar sobre esos casos para no entorpecer las indagaciones.

Otros investigadores de la Policía explicaron que ahora no hay que esperar a que transcurran las 24 horas de que la persona esté desaparecida para que pueda poner la denuncia y activar la alerta a las distintas unidades de la Policía.

"Se hace todo el esfuerzo posible y dentro de lo que esté a nuestro alcance por resolver todos los casos que investigamos", dijo un agente de la Policía.

Las anteriores autoridades de Seguridad Pública aseguraban que un 40 por ciento de las personas que se reportaban como desaparecidas eran encontradas con vida. Sin embargo, hay un buen porcentaje de la totalidad de casos que las víctimas aparecen sin vida y sus cuerpos enterrados a poca profundidad.

Doctora se halla desaparecida

Isis Anelly Aparicio Vásquez, es una médico que desapareció la mañana del domingo pasado cuando se dirigía al hospital nacional de Nueva Guadalupe, San Miguel, donde trabaja desde hace tres años.

Familiares denunciaron que la doctora tenía turno ese día en el hospital, pero sus compañeros les manifestaron que no había llegado a trabajar.

Explicaron que su esposo la llevó en su carro hasta las cercanías del hospital y luego ella se fue caminando rumbo al hospital.

"Se dejó frente a los chalet del hospital por su esposo, de ahí se intentó comunicarse vía telefónica con ella, pero ya los números de celular estaban desconectados, por lo que se habló a los compañeros de trabajo y ellos informaron que de que no había llegado a trabajar", dijo un pariente de la doctora desaparecida.

Las autoridades de la Policía ya tienen conocimiento del desaparecimiento de la doctora Aparicio Vásquez, por lo que han comenzado a investigar para tratar de dar con su paradero.

Fuentes policiales explicaron que se presume que la galena pudo haber sido raptada en el trayecto del sitio donde la dejó su esposo y el hospital.

A los familiares les resulta extraño que Isis Anelly haya desaparecido, porque ella no tenía ningún problema familiar ni mucho menos había recibido amenazas de algún desconocido.

"No sabemos nada de su paradero, es una zozobra la que estamos pasando en éstos días", dijo un pariente de la doctora. Cualquier información llamar al teléfono 2665-0703.

Hallan cadáver de desaparecido

Miguel Hernández Mejía de 25 años, quien había desaparecido desde el 17 de octubre pasado fue encontrado muerto el martes pasado en el cantón Soledad entre los municipios de El Rosario y Monte San Juan, en Cuscatlán.

El cadáver estaba enterrado a poca profundidad y aparentemente tenía lesiones de arma blanca, según la Policía.

Las primeras investigaciones policiales apuntan a que el plagio y asesinato de Hernández Mejía puede estar relacionado a rencillas que existen entre las pandillas que operan en la zona.

Fuentes de la Policía explicaron que desde que las pandillas aseguraron que ya no se iban a matar, los pandilleros lo que hacían era esconder a sus muertos, es decir, que los hacían desaparecidos, los mataban y luego los enterraban en sitios desolados.

Explicaron que las cifras de los desaparecidos siempre se han mantenido con números altos porque los pandilleros nunca dejaron de asesinar, ya sea a sus rivales o personas inocentes.

El programa de la Fiscalía General conocido como Alerta, Ángel Desaparecido, busca ayudar a localizar a niños y menores que hayan desaparecidos por distintas circunstancias y en especial para evitar de que sean víctimas de la trata de personas como la explotación sexual.

Desde que fue creado, el programa pudo resolver los casos de 23 jóvenes desaparecidos, quienes por fortuna regresaron a sus hogares sanos y salvos.

En la actualidad, existen 34 alertas que se encuentran activas de menores que aún se encuentran desaparecidos, cuyas edades oscilan desde los 10 años hasta los 17 años.

La mayoría de éstos desaparecidos rondan las edades de los 13 y 17 años de edad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación