Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Usuarios no pudieron ingresar a edificio central PGR

Protesta durante la mañana de ayer fue para exigir a las autoridades, la construcción de un área de descanso en el edificio central en San Salvador

Choferes de la Procuraduría General de la República reclamaron área de descanso durante la protesta. Foto EDH/Archivo

Choferes de la Procuraduría General de la República reclamaron área de descanso durante la protesta. Foto EDH/Archivo

Choferes de la Procuraduría General de la República reclamaron área de descanso durante la protesta. Foto EDH/Archivo

Cientos de usuarios de la Procuraduría General de la República vieron frustrados sus esfuerzos ayer con sus trámites, al encontrarse con las puertas cerradas del edificio central.

Decenas de personas tuvieron que regresar sin poder realizar ninguna gestión en la institución de gobierno, porque sindicalistas y personal que los respaldaba paralizaron sus labores durante la mañana, para demandar a sus autoridades la construcción de una "glorieta" o un área de descanso para los conductores de la Procuraduría, en una zona que ha sido establecida para ese fin.

A la Procuraduría acuden personas de escasos recursos a solicitar apoyo en las áreas de defensoría pública, pensiones alimenticias para niños y niñas, matrimonios, adopciones, entre otros trámites.

Fueron estas personas las que resultaron afectadas por la decisión de los sindicalistas de paralizar labores.

El sindicalista Guillermo Aparicio justificó que se vieron en la necesidad de tomar esa medida, para desentrampar el proyecto que se ha venido posponiendo desde hace dos años.

"Los motoristas de San Salvador se aburrieron de pedir la realización del proyecto y tomaron esta medida de hecho para presionar a las autoridades que destraben la orden de construcción y el sindicato lo apoyó", subrayó Aparicio.

Al parecer, las autoridades de la Procuraduría se comprometieron, como parte de los beneficios de los empleados, a avanzar en el proceso de construcción de la obra a partir de este año.

La preocupación de los choferes de la Procuraduría General de la República es que ya transcurrieron casi cinco meses del año y la obra no arranca, pese a los compromisos de las autoridades de comenzarlas desde principio de 2015.

En la sede central de la Procuraduría, laboran de unos 15 a 20 choferes que requieren de instalaciones para descansar en sus momentos libres o para ingerir sus alimentos, afirmó Aparicio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación