Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Unos 300 mil celulares se roban por año

Más de 1.6 millones han sido robados en 5 años

Telefónicas salvadoreñas, Siget y asociación GSMA que registra bases de robo de celulares en 16 países firmaron un convenio para impedir activación de celulares robados. Foto EDH

Telefónicas salvadoreñas, Siget y asociación GSMA que registra bases de robo de celulares en 16 países firmaron un convenio para impedir activación de celulares robados. Foto EDH

Telefónicas salvadoreñas, Siget y asociación GSMA que registra bases de robo de celulares en 16 países firmaron un convenio para impedir activación de celulares robados. Foto EDH

Más de 800 teléfonos celulares son robados y hurtados a diario en el país en paradas de autobuses, dentro de unidades del transporte colectivo y a conductores particulares mientras hacen alto o esperan que el semáforo cambie de color.

Según la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) en los últimos cinco años un millón 607 mil teléfonos móviles han sido robados en El Salvador.

De acuerdo con la cifra del quinquenio en poder de la Siget, anualmente los salvadoreños son despojados de 321 mil aparatos sobre todo de modelos recientes.

"Esta es una cifra que alarma y que no puede pasar inadvertida", afirmó la superintendenta de la Siget, Blanca Coto.

Los negativos datos en esta industria, han obligado a las operadoras de telefonía móvil en El Salvador a retomar esfuerzos que se hicieron en el pasado para cerrar las puertas a la delincuencia.

Como estrategia, las operadoras han acordado retomar y compartir sus bases de datos de celulares robados para impedir su activación o que funcionen únicamente con el cambio de chip o el desbloqueo de los aparatos en el mercado negro.

De igual forma, las telefónicas salvadoreñas han acordado extender este convenio con la Asociación GSMA para intercambiar sus "listas negras de robos de celulares" con sus similares en Latinoamérica y el resto del mundo.

Esta medida pretende intercambiar los códigos IMEI de los teléfonos celulares robados entre operadores como una forma de combatir este flagelo a nivel latinoamericano.

El código IMEI, por sus siglas en inglés significa: Identidad Internacional de Equipo Móvil o el código de cada celular, mediante el cual se impediría su activación dentro y fuera del país.

El director de GSMA para América Latina, Sebastián Cabello manifestó que desde hace dos años esta asociación a la que están afiliados unos 124 operadores de telefonía móvil en 46 países, se facilita información entre operadores nacionales e internacionales para inhabilitar los teléfonos robados.

De esa manera, se busca apoyar los esfuerzos de los países que enfrentan este flagelo en América Latina.

Solo en El Salvador hay 8.7 millones de conexiones de celulares activas. Cabello afirmó que esta cifra también ha implicado el aumento del robo de aparatos y con ello el incremento de la inseguridad ciudadana.

GSMA comparte sin costo alguno las bases de datos de robo de 20 mil celulares por día en 16 países de la región entre ellos, El Salvador, Costa Rica, Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia y Ecuador , entre otros.

Pero para que todo este engranaje contra el hampa surta efecto es necesario que las víctimas denuncien ante la Policía, la sustracción de estos aparatos.

Sin la denuncia, las listas negras de robo de móviles no podrá ampliarse en Latinoamérica y no se podrá impedir su activación, dijo el experto.

Además, afirmó que debe existir una clara sanción penal para los delincuentes y que los fabricantes de celulares contribuyan a crear móviles menos vulnerables al hampa.

La superintendenta, dijo que asumía el reto desde la Siget y la colaboración que GSMA ha expresado para materializar esta lucha contra el robo de celulares.

Los operadores nacionales afirmaron que el convenio firmado entre los operadores nacionales con GSMA también evitará la importación de aparatos robados en otros países.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación