Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Unas 15 personas han muerto en hechos similares en cinco años

La mayoría de los casos se ha originado por disputas de tránsito y de parqueos, pleitos entre vecinos y de vigilantes

Luis fue atendido durante tres meses en dos hospitales públicos y en un privado. Foto EDH/CortesíaEn agosto, un agente de la Policía murió acribillado a balazos tras discutir con otro pasajero por asiento en un bus. Foto EDH /Archivo

Luis fue atendido durante tres meses en dos hospitales públicos y en un privado. Foto EDH/CortesíaEn agosto, un agente de la Policía murió acribillado a balazos tras discutir...

Luis fue atendido durante tres meses en dos hospitales públicos y en un privado. Foto EDH/CortesíaEn agosto, un agente de la Policía murió acribillado a balazos tras discutir con otro pasajero por asiento en un bus. Foto EDH /Archivo

Unas quince personas han muerto en el país en hechos derivados de la intolerancia, en los últimos cinco años.

El caso más emblemático se registró la noche del 30 de mayo del 2010, en las afueras de un restaurante de Escalón.

Los hermanos Pablo Noé y Juan Pablo Recinos Cisneros fueron asesinados por Rafael Eulogio Romero Montenegro por la disputa de un parqueo.

En el mismo hecho resultó lesionado otro de los hermanos Recinos.

Romero Montenegro fue condenado a purgar 40 años de prisión y a pagar más 8,000 dólares como indemnización a la familia doliente.

Otras situaciones en las que ha prevalecido la matonería de personas que andan armadas o por problemas personales entre vecinos.

La mañana del 7 de agosto pasado, el agente de la Policía Ronald Omar Canizález, de 45 años, fue acribillado a balazos por un pasajero con quien discutió por un asiento dentro de un bus que hacía su recorrido de Metapán a San Salvador y viceversa. Se capturó a un sospechoso.

La tarde del 23 de junio pasado, varios hombres con apariencia de pandilleros atacaron a balazos a Éver Adonay González Pérez, de 25 años, quien murió un día después en el hospital Rosales.

González, quien manejaba su vehículo, hacía el alto del semáforo, cuando los sujetos que iban en un pick up comenzaron a sonar la bocina del auto para que se pasara el semáforo. González les sacó la mano por la ventana, para indicarles que pasaran por encima de su carro y los individuos le dispararon. Hecho ocurrió en el barrio Modelo. Hasta la fecha no hay acusado por este crimen.

El 31 de mayo, otro conductor mató a la profesora Ada Villatoro Vanegas, después que el motorista del auto donde viajaba ella, le hiciera una señal obscena en una disputa vial, por lo que el agresor disparó contra el conductor y la maestra, quien murió. Tampoco hay detenidos en este caso.

Otro hecho que despertó el repudio ciudadano se registró el 4 de enero de 2013. Anaís Isabel León, de 19 años, mató a su hermana Verónica Lisseth , de 21, luego que ambas discutieran porque la primera le pidió que le devolviera unos zapatos que le había prestado. Esto ocurrió en las afueras de Concepción Quezaltepeque, Chalatenango. En junio pasado, Anaís fue condenada a 30 años de cárcel.

En agosto del 2010, Julio Napoleón Rodríguez Sosa, de 68 años mató a su vecino, Ricardo Arnoldo Alfaro Monge, de 32 años, un capitán de la Fuerza Aérea Salvadoreña, con quien desde hacía mucho tiempo tenían problemas por el uso de un espacio en la vía pública para parqueo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación