Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ultiman a motorista de la Ruta 48 cerca del Castillo de la PNC

Tres días tenía el conductor de haberse incorporado a la ruta tras dos años de haberse retirado

Asesinan al motorista de la ruta 48 Carlos Tejada, de 48 años. Foto EDH / Marlon Hernández

Asesinan al motorista de la ruta 48 Carlos Tejada, de 48 años. Foto EDH / Marlon Hernández

Asesinan al motorista de la ruta 48 Carlos Tejada, de 48 años. Foto EDH / Marlon Hernández

Carlos Buena Ventura Tejada, de 48 años, hacía dos años se había retirado de la ruta 48, huyendo de las amenazas de los pandilleros y ayer con tan solo una semana de haberse reincorporado a la empresa, un sujeto armado lo asesinó.

La víctima manejaba un microbús de la Ruta 48 y realizaba un viaje del centro de San Salvador a la colonia Santa Marta, cuando un sujeto, le asestó varios balazos en la cabeza en el paso a desnivel que comunica la 8a. Avenida Sur y el barrio San Jacinto.

La Policía informó que, como cualquier usuario del transporte colectivo, el sujeto se subió al microbús cerca del excine Apolo y pocas cuadras después atacó al conductor.

El hecho se registró a las 4:00 de la tarde, a tan solo tres cuadras del cuartel central de la Policía, conocido como el Castillo.

De acuerdo con información de la Policía, un sujeto a bordo de motocicleta seguía el microbús desde el punto de la Ruta 48, para ayudar a escapar al sujeto que atacó a Tejada. El plan no falló y así, el sujeto huyó de la justicia, dijo el subinspector.

La Policía realizó un rastreo en busca de los delincuentes, pero al cierre de esta nota no se reportaban capturas.

Familiares de la víctima llegaron al lugar. Un amigo dijo que Tejada era árbitro de la liga de aficionados de fútbol, dirigía partidos en la Zacamil, Metrópolis y Ciudad Satélite, entre otros.

El domingo fue el último día que se dedicó a pitar en un partido de fútbol en la zona norte de San Salvador.

Nadie se imaginaba que ese sería el último partido en el que participaría, su confianza, al parecer, era, que a dos años de las amenazas, el problema ya había sido superado, sin embargo, los pandilleros no olvidaron, lo persiguieron hasta quitarle la vida, lamentó otro árbitro. Rencillas o extorsiones podrían ser los móviles del hecho.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación