Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Turista acribillada había sido amenazada en Estados Unidos

Ataque a mujeres turistas ocurrió poco después de que EE.UU. emitiera alerta de viaje a El Salvador

Auto en el que las dos turistas viajaban hacia el aeropuerto de Comalapa. Solo una retornaría el lunes a EE.UU. Foto EDH / Archivo

Auto en el que las dos turistas viajaban hacia el aeropuerto de Comalapa. Solo una retornaría el lunes a EE.UU. Foto EDH / Archivo

Auto en el que las dos turistas viajaban hacia el aeropuerto de Comalapa. Solo una retornaría el lunes a EE.UU. Foto EDH / Archivo

Ana Cristina Ramos, de origen colombiano, pero con ciudadanía estadounidense, arribó a El Salvador la noche del Martes Santo. Vino como turista a visitar a una familia del cantón La Perla, de Jicalapa, municipio costero del departamento de La Libertad.

Ramos vivía en Nueva York, Estados Unidos (EE.UU.), ciudad en la que era vecina de Suyapa del Carmen V. C., de 37 años, quien desde hacía varias semanas se encontraba en La Perla, residiendo en casa de sus suegros.

Ana Cristina y Suyapa del Carmen fueron acribilladas la madrugada del lunes anterior en una zona rural de Olocuilta, departamento de La Paz, cuando viajaban hacia el aeropuerto internacional de El Salvador.

La primera murió tras recibir varios disparos en la cabeza, en tanto que la otra se encuentra en estado crítico en el hospital Rosales, de San Salvador, con lesiones similares. Por su condición, no se les ha permitido a familiares visitarla, según explicaron ayer a este periódico algunos de sus parientes.

Corta estancia

La noche del Martes Santo, Suyapa del Carmen fue a encontrar a Ramos al aeropuerto y se la llevó a La Perla.

Horas después, las dos mujeres salieron hacia Mejicanos, San Salvador, donde Suyapa del Carmen visitaría a unos parientes. Solía hacerlo cada vez que venía a El Salvador.

De acuerdo con parientes cercanos de la sobreviviente, Ana Cristina prácticamente no estuvo mucho tiempo en La Perla, pues en Mejicanos permanecieron aproximadamente tres días.

El lunes posterior al Domingo de Resurrección, Ana Cristina tenía que regresar a Nueva York. Hizo una sola maleta. Suyapa del Carmen la iría a dejar al aeropuerto, para lo cual contrataron a Ricardo Alberto Ramos Rivas (quien no tiene ningún parentesco con Ana Cristina). Salieron de madrugada.

A media mañana, elementos de la División Central de Investigaciones (DCI) llegaron a la casa de los suegros de Suyapa del Carmen, dieron la mala noticia, indagaron acerca de ella y acerca de Ana Cristina e hicieron la recomendación de no hablar del hecho con nadie, luego se fueron.

Minutos después indagaron sobre Ramos Rivas, pero a sus parientes no les dijeron la suerte que éste había corrido.

Amenaza en EE.UU.

Es la segunda vez en este año que Suyapa del Carmen viene a El Salvador. Vino unos días en enero y se fue. Regresó en febrero. Esa vez lo hizo debido a una supuesta amenaza que había recibido en EE.UU., según datos proporcionados por parientes cercanos. No obstante, ellos no saben si estaba siendo extorsionada allá, o si tiene otro tipo de problemas.

Lo cierto, dicen, es que les comentó que había recibido una amenaza relacionada con dinero y es por eso que está en El Salvador.

Suyapa del Carmen es originaria del municipio de Polorós, departamento de La Unión, pero tiene más de 20 años de residir en EE.UU., donde nacieron sus cuatro hijos, procreados con su esposo, originario del cantón La Perla. El mayor de los hijos de Suyapa del Carmen tiene 19 años.

Quién era la colombiana

Los parientes de Suyapa del Carmen afirman que no conocían bien a Ana Cristina.

Saben que en Nueva York ambas mujeres eran vecinas y que mantenían una buena relación de amistad.

De la colombiana-estadounidense afirman que trabajaba como estilista: era especialista en maquillajes permanentes (tatuajes) en labios, ojos y cejas.

Según los parientes de la sobreviviente, hace poco que a Ana Cristina se le murió el esposo y, debido a sus escasos recursos, prefirió cremarlo y no sepultarlo, pues esto último le salía demasiado caro.

Desconocen de qué parte de Colombia era originaria Ana Cristina; tampoco saben cuánto tiempo tenía de residir en Estados Unidos. Saben que era ciudadana por los comentarios de ella misma.

Ayer arribó a El Salvador el esposo de Suyapa del Carmen, quien hará los trámites para repatriar hacia Estados Unidos el cadáver de Ana Cristina, según dijeron parientes cercanos de su esposa Suyapa.

Motorista capturado

Ricardo Adalberto Ramos Rivas es primo del esposo de Suyapa del Carmen.

En el cantón La Pedrera, del mismo municipio de Jicalapa, donde reside, no hablan mal de él. Lo describen como un hombre religioso (evangélico) que suele hacer viajes hacia el aeropuerto a parientes de él y a vecinos de los cantones La Pedrera y La Perla.

Los hace en la misma camioneta blanca, placas P-235-361, en la que transportaba a Suyapa del Carmen y a Ana Cristina el lunes anterior.

Esa camioneta es propiedad de Julio César, uno de sus hermanos, quien reside en Estados Unidos. El día del hecho, fuentes policiales indicaron que Julio César conducía el vehículo, sin embargo, esa versión fue negada ayer por sus familiares.

Tanto la esposa como otros parientes de Ricardo Alberto afirmaron que no saben si está arrestado o desaparecido.

Ayer en la tarde, el padre de Ricardo Alberto y una hermana de éste andaban averiguando en delegaciones policiales y en la DCI la veracidad de las noticias que escucharon sobre su detención. No obstante, el comisionado de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, confirmó ayer mismo que el conductor está capturado, tal como lo informó este diario.

El crimen del que fueron víctimas las dos ciudadanas estadounidenses ha causado asombro en los vecinos de La Perla y de La Pedrera. No hayan explicación sobre por qué fueron atacadas. "Lo normal es que asalten a alguien cuando viene de Estados Unidos y no cuando va de regreso", razonó un residente de La Perla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación