Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres sujetos fingieron secuestro solo para no llegar a casa

Tres muchachos que fingieron haber secuestrado a un a joven fueron a parar a las bartolinas de Soyapango solo por no regresar a casa en tres días. En esa ocasión los muchachos fueron recluidos en las celdas donde permanecían pandilleros de la 18.

Los nuevos inquilinos fueron interrogados por los demás pandilleros y al constatar que se trataban de los mismos, ya no tuvieron problema.

Los jóvenes que advirtieron, a El Diario de Hoy, de no ser de maras, afirmaron que poco después del ingreso, un sujeto quien comenzó a fanfarronear y a querer mandar a todos los demás, aludiendo que era el jefe de la pandilla en su barrio.

El cabecilla de la celda no le aprobó el garbo y ordenó a todo sus compinches a darle una paliza. Además obligó a los muchachos que habían fingido el secuestro que se sumaran a la golpiza. Ellos se negaron pero el cabecilla, les dijo que si no golpeaban al sujeto, recibirían una paliza.

Para no correr con esa suerte, los muchachos comenzaron a golpear al sujeto pero como lo hacían suave, los amenazaron de revertirles los golpes con más dureza a ellos.

Al final supieron, que un policía dijo a uno de los pandilleros que el sujeto que se había hecho pasar como de la misma mara, resultó ser de la contraria la Mao Mao, lo que le significó que intentaran matarlo.

Cuando ya estaban a punto de asesinarlo, los policías se acercaron a la celda y pararon el zafarrancho y separaron al rival de los agresores. Finalmente los que fingieron el plagio y al aclararle al juez, el plan que habían tejido, éste los dejó en libertad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación