Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres reos de Mariona hicieron más de 10 mil llamadas telefónicas

Un informe de la Unidad Antiextorsiones de la Policía revela que las llamadas corresponden a un mes, aunque no especifica en qué periodo.

Pese a los esfuerzos que hacen las autoridades penitenciarias por evitar de que los reclusos tengan acceso a celulares, chips o hasta tabletas electrónicas en las cárceles, les resulta difícil frenar esas actividades ilícitas dentro del sistema penitenciario. Como muestra de ello, tres reos del centro penal La Esperanza, en Mariona, hicieron 10 mil 645 llamadas telefónicas en un solo mes a través de celulares desde ese reclusorio, la mayoría de ellas para extorsionar, según reveló ayer el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo.

A los tres reclusos, de quienes no se proporcionaron sus identidades ni tampoco revelaron sin son pandilleros, se les descubrió que habían hecho esas llamadas a través de investigaciones que hizo la División Antiextorsiones y por las requisas que han realizado las autoridades en el referido penal.

Como medida sancionatoria, las autoridades de Centros Penales trasladaron ayer a los tres reclusos del penal de Mariona hacia el de máxima seguridad de Zacatecoluca, La Paz. No mencionó si estos reos enfrentarán nuevos cargos penales por esa actividad ilícita dentro del penal.

Perdomo dijo que solo uno de los tres internos realizó 4 mil 345 llamadas desde uno o varios celulares y recibió 574 llamadas, aunque Perdomo no especificó si ya les habían decomisado el o los teléfonos a los tres reclusos.

Las más de cuatro mil llamadas hechas por el recluso tuvieron un costo de 2 mil 700 dólares mensuales, los cuales habría pagado con el dinero de las extorsiones.

"En el centro penal La Esperanza de Mariona es donde se registra la mayor cantidad de extorsiones desde esa cárcel", dijo Perdomo.

Sostuvo que este reo pasaba hasta 13 horas seguidas hablando por teléfono, pero lo raro es que ninguno de los custodios se daba cuenta de su obsesionada costumbre dentro del penal.

"Esto nos preocupa seriamente y esto es producto de las investigaciones, es producto de las requisas que se hacen", dijo Perdomo, quien no reveló si personal penitenciario es investigado por haber permitido que los reclusos hicieran las más de 10 mil llamadas. Agregó que ha pedido a las empresas telefónicas que reduzcan la potencia de las señales de celulares en los contornos y dentro de los penales. La División Antiextorsión de la Policía descubrió 3 mil celulares nuevos que se suman a los 30 mil que ya existían y que son utilizados para extorsionar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación