Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres pandilleros mueren al enfrentarse con policías

Los pandilleros que resultaron muertos eran residentes en la comunidad María Auxiliadora. La persecución inició luego de que robaron un auto.

Un policía toma las huellas dactilares de uno de los pandilleros que murió ayer en la comunidad María Auxiliadora.

Un policía toma las huellas dactilares de uno de los pandilleros que murió ayer en la comunidad María Auxiliadora. | Foto por Jaime Anaya

Un policía toma las huellas dactilares de uno de los pandilleros que murió ayer en la comunidad María Auxiliadora.

Imágenes captadas por cámaras de vigilancia instaladas en las calles de San Salvador permitieron la rápida ubicación de un auto que ayer al mediodía había sido robado por tres supuestos pandilleros de la facción revolucionaria.

De inmediato, varias patrullas de policías comenzaron la persecución que derivó en un intercambio de disparos en la comunidad María Auxiliadora, en el barrio San Miguelito, al norte de San Salvador.

El intercambio de disparos se saldó con la muerte de tres miembros de la pandilla 18 Revolucionarios, dos de los cuales vivían en esa misma comunidad, y uno más que habitaba en la comunidad Tutunichapa, según informaron agentes policiales que participaron en el operativo.

La Policía informó que, además de dar de baja a los tres pandilleros, lograron recuperar el auto robado y decomisaron dos armas de fuego. El hecho ocurrió aproximadamente a la 1:00 de la tarde.

A pocos metros de donde ocurrió el incidente armado funciona una escuela Católica que en ese momento recibía a niños estudiantes.

Mujeres indignadas por la muerte de los pandilleros.

Luego de que cesaran los disparos, decenas de policías encapuchados acordonaron el lugar para evitar que familiares de los muertos alteraran la escena. Éstos no tardaron en llegar, pues residían en la misma comunidad.

Varias mujeres, parientes de los fallecidos gritaban a los policías. “Deberían comérselos después de que los matan”,  decía una mujer que lucía un tatuaje en la espalda.

Mientras, varias mujeres insultaban a los agente s policiales, entre el tumulto apareció la figura de una adolescente que lloraba por la muere de su marido.

No aparentaba más de 15 años, pero ya estaba embarazada. Vestía una bata maternal blanca y a ratos parecía desfallecer. Varias mujeres le dieron algunos medicamentos para reanimarla y la alejaron un poco de la escena.

Adolescentes como ellas son las nuevas viudas que está generando  la confrontación entre policías y militares contra miembros de pandillas que a diario mueren en supuestos enfrentamientos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación