Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres mareros con 100 años de prisión

Los hallaron culpables de una masacre registrada en Santa Ana

Adin Ernesto Carías fue condenado a 100 años de prisión por haber matado a cuatro personas en Santa Ana. foto edh / ArchivoÁlvaro Estrada se encargó de asesinar al policía Edwin Portillo y a su esposa por problemas con la pandilla MS. Foto EDH / Arch

Adin Ernesto Carías fue condenado a 100 años de prisión por haber matado a cuatro personas en Santa Ana. foto edh / ArchivoÁlvaro Estrada se encargó de asesinar...

Adin Ernesto Carías fue condenado a 100 años de prisión por haber matado a cuatro personas en Santa Ana. foto edh / ArchivoÁlvaro Estrada se encargó de asesinar al policía Edwin Portillo y a su esposa por problemas con la pandilla MS. Foto EDH / Archivo

El Tribunal Antimafia de Sentencia de Santa Ana condenó a 100 años de prisión a tres pandilleros de la mara Salvatrucha (MS) por su responsabilidad en un cuádruple homicidio registrado el 25 de junio de 2010, informó la oficina fiscal de Occidente.

Entre las víctimas estaban un secretario judicial y un agente de la Policía.

El jefe de la oficina fiscal de Santa Ana, Román Navarro, explicó que se pudo demostrar con las pruebas presentadas en el juicio que Adin Ernesto Carias, Álvaro Estrada Estrada y Óscar Oswaldo Hernández eran los responsables de las muertes de las cuatro personas.

En esa masacre murieron William Alfredo Portillo, quien se desempeñaba como secretario de un juzgado de Santa Ana; Edwin Edgardo Portillo, agente de la Policía; Ana de Portillo y Norma Irene Arévalo de Portillo. Por cada asesinato de los hermanos Portillo les impusieron 30 años y por cada muerte de sus esposas los sentenciaron a 20 años de cárcel.

La masacre se registró la noche del 25 de junio de 2010, dentro de la casa de Edwin Portillo situada sobre la 5a Calle Poniente de la colonia Méndez.

El informe fiscal señala que los tres condenados llegaron a la referida casa con la intención de asesinar a Portillo, aparentemente por su condición de agente de la PNC. Para ello, los pandilleros se vistieron con uniformes oscuros simulando ser policías.

A eso de las 7:30 de la noche, los tres pandilleros van a la casa del agente de la Policía, quien se encontraba con su esposa Norma Irene.

Los ahora condenados tocaron la puerta de la casa e inmediatamente gritaron "abran, Policía", por lo que al escuchar eso, Edwin medio abrió la puerta, pero al hacerlo los dos individuos lo empujaron violentamente.

Al lograr entrar a la casa, Carías y Estrada comienzan a amenazar al agente Portillo que lo iban a matar.

Los pandilleros, quienes llevaban armas largas y cortas, y también un machete, se llevan al agente policial a una habitación donde lo comienzan a golpear con el corvo en todo el cuerpo y enseguida le hicieron un disparo.

Otro de los individuos se había quedado con la esposa del policía y luego la lanzó al suelo para hacerle un disparo, debido a lo cual ella muere al instante.

Después de haber asesinado al agente y a su esposa, los tres pandilleros salen de la casa, pero afuera están otros individuos vestidos como policías, quienes tenían esposado a William Portillo, quien trabajaba como secretario en el Juzgado Tercero de Instrucción de Santa Ana, y a su esposa Ana de Portillo.

A ellos los mantuvieron retenidos por algunos minutos frente a la casa de Edwin Portillo para que escucharan todo lo que sucedía dentro de la misma y luego los asesinan a balazos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación