Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Traslados favorables, fiestas con la Sonora Dinamita y comodidad

Cabecillas de maras habrían sido beneficiados con visitas íntimas en exceso de lo que permite Ley Penitenciaria

Los cabecillas de las pandillas, Carlos Lechuga Mojica, El Viejo Lin, y Carlos Tiberio Valladares, junto a Raúl Mijango (al centro), durante conferencia de prensa en el penal en Mariona. Foto EDH

Los cabecillas de las pandillas, Carlos Lechuga Mojica, El Viejo Lin, y Carlos Tiberio Valladares, junto a Raúl Mijango (al centro), durante conferencia de prensa en el penal...

Los cabecillas de las pandillas, Carlos Lechuga Mojica, El Viejo Lin, y Carlos Tiberio Valladares, junto a Raúl Mijango (al centro), durante conferencia de prensa en el penal en Mariona. Foto EDH

Traslados cuestionables de los cabecillas de las pandillas para ofrecer conferencias de prensa, fiestas amenizadas con orquestas como la Sonora Dinamita y el ingreso de aparatos electrodomésticos a los penales son parte de los privilegios que gozaban los pandilleros en las cárceles, confirmadas por quien fue inspector general de Penales en el presente gobierno, Anílver Rodríguez, en su declaración rendida en la Fiscalía General, cuya grabación es una de las que ha sido filtradas a través de un sitio web.

Rodríguez manifestó a los fiscales que en una ocasión hasta la orquesta Sonora Dinamita amenizó una fiesta que se celebró en el penal de Ciudad Barrios, San Miguel. A él le causó "extrañeza" porque el exdirector de Centros Penales, Nelson Rauda, le había dicho que sería una discomóvil pequeña y que era para celebrar el día de la Virgen de la Merced.

También afirma que hubo otras fiestas en los penales de Mariona y San Francisco Gotera, Morazán. Rodríguez dijo que nunca se dio cuenta quién pagaba las orquestas.

Sostuvo que el ingreso de orquestas a los penales se había vuelto normal desde que empezó todo lo de la tregua, de acuerdo con la grabación. Agregó que desde que él había asumido ese cargo nunca se habían hecho fiestas dentro de las cárceles.

También reveló que se permitió el ingreso de cocinas y licuadoras, supuestamente, para los cabecillas pandilleros recluidos en San Francisco Gotera y Ciudad Barrios. En una oportunidad hubo un cortocircuito en el penal de Barrios por la sobrecarga de energía de tantos aparatos conectados al sistema eléctrico. Esa vez, un recluso resultó quemado, pero no tan grave.

Otras de las irregularidades que investiga la Fiscalía General con relación a la supuesta tregua eran las salidas de los cabecillas de los reclusorios en los que estaban encarcelados al penal La Esperanza conocido como Mariona para las conferencias de prensa.

El exinspector de Penales les explica a los fiscales, según la grabación, que él por ser el encargado de la seguridad penitenciaria era el que coordinaba la custodia penitenciaria de estos pandilleros para ser llevados al penal de Mariona.

Rodríguez sostuvo que él recibía las órdenes de salida de forma verbal del exdirector de Centros Penales, Nelson Rauda, y luego éste le enviaba la nómina de los pandilleros a ser trasladados, pero en un papel simple, sin ningún membrete institucional o firmas autorizadas.

"Solo decía nómina de internos para reunión del día tal, a tales horas en Mariona", dice Rodríguez, mientras que una fiscal le pregunta que quién era el que suscribía ese papel.

Rodríguez responde que "por lo general entiendo yo que era al director general de Centros Penales a quien se la daban, quien la suscribía no lo sé, pero a él se la daban".

Posteriormente, en el listado de los internos que recibía de parte de Rauda para ser trasladados, iban incorporados los nombres de varias mujeres que ellos habían pedido que llegaran a Mariona.

Reveló que después de las conferencias de prensa y cuando se retiraban los mediadores, los pandilleros aprovechaban a tener relaciones sexuales con las mujeres, lo que se les complicaba sacarlos del penal para llevarlos de nuevo adonde estaban recluidos.

Recordó que Rauda le ordenó que tenía que acatar todas instrucciones que le diera Mijango. "Era una instrucción clara, Raúl va a coordinar con vos directamente me dijo, sentía que él Mijango era mi jefe por ratos", afirmó.

Aseguró que Rauda le dijo, antes de ir a declarar a la Fiscalía, que dijera que los directores de los penales de Cojutepeque y Ciudad Barrios habían autorizado las salidas de El Sirra y El Viejo Lin para la entrevista en el Tabernáculo Bautista.

Les reveló a los fiscales que Mijango en una oportunidad le advirtió de que los pandilleros ya lo tenían en la mira porque ellos consideraban que "mucho los chinga con las requisas".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación