Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Trasladan a 25 reos “enfermos” de Zacatraz

Los cambios se hicieron a partir del 15 de julio pasado, poco a poco y en grupos pequeños, por recomendación de los Consejos Criminológicos por razones humanitarias

Traslado de cabecillas de pandillas a Zacatraz

En febrero pasado, unos 30 cabecillas de pandillas fueron devueltos al penal de Zacatraz | Foto por EDH/ ARCHIVO

En febrero pasado, unos 30 cabecillas de pandillas fueron devueltos al penal de Zacatraz

La Dirección General de Centros Penales movió recientemente a unos 25 reclusos del Centro Penal de Máxima Seguridad en Zacatecoluca, La Paz, hacia otras penitenciarías con medidas de seguridad menos rigurosas, por recomendación de los Consejos Criminológicos, confirmaron tanto fuentes penitenciarias como policiales.

Algunos de los reclusos que han sido trasladados en distintos grupos son pandilleros que, aparentemente, no tienen ningún mando dentro de las pandillas. Además, otros son reos comunes, cuyo estado de salud es crítico, de acuerdo con las fuentes.

Tampoco se trata de los cabecillas de pandillas que en marzo del 2012 fueron sacados de Zacatraz y llevados a otros reclusorios con régimen de menor seguridad, pero que en abril pasado fueron llevados de nuevo al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, por recomendación de la Fiscalía y del Consejo Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana.

Las fuentes penitenciarias no revelaron las identidades de  los reclusos trasladados ni tampoco los delitos por los cuales han sido condenados, o si aún son procesados en los tribunales de justicia.

Explicaron que la mayor parte de esos internos ya había cumplido con el período de resguardo en un penal con régimen especial de encierro como Zacatraz y otros que padecen enfermedades graves. 

Esos traslados de al menos 25 reclusos fueron confirmados por fuentes policiales que aseguraron que la mayoría de las reubicaciones se hicieron a partir de la segunda quincena de julio, en diferentes días y horas, aparentemente para no alertar a la prensa. 

Aseguraron que las autoridades penitenciarias dijeron que los Consejos Criminológicos habían recomendado que se reubicaran en penales comunes por “cuestiones humanitarias”.

Sin embargo, las fuentes policiales consultadas aseguraron que esos traslados los  “disfrazaron” así para sacar a algunos cabecillas de las pandillas que no son muy reconocidos ni tampoco son del grupo que fueron favorecidos sacándolos de Zacatraz en medio de la tregua entre pandillas en marzo de 2012.

Hasta el momento, las autoridades de Centros Penales no han dicho hacia qué penales enviaron a esos 25 reclusos y de quienes se trata. 

Esta información ha sido manejada con mucho hermetismo, explicaron las fuentes. 
El Diario de Hoy gestionó  ante el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública una entrevista con el director de Centros Penales, Rodil Hernández, para conocer detalles de esos traslados, pero no hubo una respuesta favorable. Asimismo, se le llamó a Hernández a su teléfono celular, pero tampoco respondió.

El ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, aseguró ayer que “no sé de dónde salió esa información. Nosotros no hemos hecho ningún movimiento en estos días por enfermedad, aunque sí hay personas con muchas dificultades de enfermedades como VIH,  degenerativas, (por lo) que algunas veces es bueno darles otro lugar”.

Por su parte, el director general de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró que “no, no tengo conocimiento, no es de nuestra atribución eso. En última instancia, nosotros solo damos el apoyo. Nada más”.

Reclusos con evaluaciones positivas 
Pero, las fuentes confirmaron que los internos trasladados formaban parte de un grupo de 25 reos que desde hace varios meses tenían evaluaciones positivas de los Consejos Criminológicos, aunque por razones desconocidas no habían sido enviados a penales comunes en un tiempo prudencial. Aseguraron que varios de los que fueron sacados de Zacatraz  padecen de enfermedades crónicas y por esa razón es que las autoridades decidieron que pasen a un régimen de encierro normal.

Las fuentes penitenciarias desmintieron que los traslados sean parte de las supuestas negociaciones que le atribuyen a las pandillas con el gobierno para reducir el número de homicidios y el ataque a policías y militares.

“Emisario” para dialogar                    con pandillas
Fuentes penitenciarias descartaron que personeros del gobierno hayan llegado a Zacatraz con la intención de entablar un diálogo con los cabecillas de las pandillas, aunque aseguran que lo hacen a través de un individuo conocido como Wilson A., quien sería el director de una Fundación radicada en Soyapango, una organización no gubernamental que trabaja para reducir la violencia entre jóvenes.

Esta organización es de las pocas ong que tendrían acceso a los penales. 
Tiene su sede en calle antigua a Tonacatepeque, en cantón El Limón de Soyapango. En la página de dicha organización se señala que cuenta con el apoyo de distintos organismos de cooperación internacional para sus proyectos.
A Wilson  A.  lo señalan como un “emisario” de las autoridades de Seguridad Pública para ingresar a Zacatraz, desde la administración anterior.

A Wilson lo vinculan con la Brigada El Limón que dirigía Mario Belloso, quien cumple una condena de 30 años de prisión  por las muertes de dos policías antimotines y varios lesionados durante los disturbios callejeros registrados frente a la Universidad de El Salvador el 5 de julio del 2006.

A principios de julio, Wilson les habría propuesto a los reclusos de Zacatraz que detuvieran la ola de asesinatos y el gobierno podría acceder a sacar a 12 cabecillas de las pandillas, aunque no a los más conocidos.

Posibles nuevos traslados en el futuro
Esta supuesta propuesta del gobierno habría  sido bien vista por los cabecillas de las pandillas que se supone han considerado poner a prueba al gobierno para ver si realmente estaría dispuesto a cumplir con ese ofrecimiento.

Sin embargo, el aparente compromiso del gobierno se podría concretizar dentro de unos meses, a sacar de nuevo a todos los cabecillas de Zacatraz, pero a cambio de estos grupos se dispongan a reducir las acciones criminales.

El Diario de Hoy trató de contactar a Wilson A., para conocer su posición con respecto a los señalamientos que les formulan fuentes penitenciarias y policiales. 

Se llamó a un teléfono de la referida fundación, la cual supuestamente tiene su sede en el cantón El Limón de Soyapango. En ningún momento respondieron a las llamadas que se le hicieron. 

También se le escribió a la dirección electrónica de Wilson A., donde se le formularon las interrogantes que deseábamos  que nos respondieran. Sin embargo, esta persona no ha respondido al correo que se le envió a su cuenta electrónica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación