Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Supuestos robacarros causan múltiple colisión

Los delincuentes dañaron tres vehículos cuando intentaban escapar de la Policía

El auto celeste era conducido por los dos supuestos delincuentes. Foto EDH / MIGUEL VILLALTA.

El auto celeste era conducido por los dos supuestos delincuentes. Foto EDH / MIGUEL VILLALTA.

El auto celeste era conducido por los dos supuestos delincuentes. Foto EDH / MIGUEL VILLALTA.

Dos delincuentes que circulaban ayer en un vehículo, que presuntamente tenía reporte de robo, provocaron daños a otros tres carros con los que colisionaron cuando intentaban evadir a la Policía.

El percance fue pasadas las 8:00 de la mañana, en la intersección de la 33 Calle Oriente y 12 Avenida Sur, en la colonia La Rábida, frente a la iglesia Nuestra Señora de Fátima.

A la hora del incidente, decenas de feligreses participaban de la misa dominical, la cual tuvo que ser interrumpida, durante unos minutos, tras escucharse varios disparos.

Las detonaciones también alarmaron a decenas de personas que estaban frente al templo, en una actividad cultural y a otras que hacían sus compras en los negocios de la zona.

Los policías que llegaron a la escena se negaron a dar declaraciones, pero algunos testigos relataron que una patrulla seguía a dos hombres (con apariencia de pandilleros) que iban a bordo del carro placas P617-709, color celeste.

El delincuente que conducía el vehículo pasó rayando un carro que estaba estacionado en la 33 Calle Oriente.

Después, tras hacer una mala maniobra, se estrelló contra otros dos automotores que estaban frente a la iglesia.

Tras la colisión, unos agentes descendieron de la patrulla y se acercaron al vehículo; en ese momento uno de los pandilleros les disparó, los policías hicieron lo mismo en defensa propia.

Durante la balacera, el conductor del vehículo robado resultó herido en las costillas y el brazo derecho.

El hombre, de unos 30 años, quien no fue identificado por las autoridades, fue llevado en estado grave a un hospital.

Los testigos del hecho manifestaron que el otro robacarros logró escapar.

Después del mediodía, a unos 20 metros de la escena, agentes que recababan evidencias en el lugar del enfrentamiento encontraron una pistola en un arriate.

Se presume que esa era el arma con la que el delincuente que huyó atacó a los policías y la dejó abandonada en la zona.

Se desconoce si los delincuentes recién habían robado el auto en otra zona cuando los sorprendió la Policía o si se disponían a delinquir en la colonia La Rábida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación