Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sube criminalidad en El Salvador y Gobierno aún prepara política de seguridad

En 63 municipios de los 262 de El Salvador se concentra el 80 % de los homicidios del país, de acuerdo al Ministerio de Seguridad.

Esta mañana, la Policía halló un cadáver en el río Tomayate, en Cuscatancingo.

Esta mañana, la Policía halló un cadáver en el río Tomayate, en Cuscatancingo.

Esta mañana, la Policía halló un cadáver en el río Tomayate, en Cuscatancingo.

La ola de homicidios que afecta a El Salvador ha subido en casi un 70 % este año, mientras que la nueva política de seguridad con la que las autoridades pretenden prevenirla y erradicarla apenas está en formación.

De acuerdo a datos de la Policía salvadoreña, del 1 de enero al 23 de julio de este año al menos 2.098 personas han sido asesinadas en el país, un 68,9 % más (863) que los 1.235 asesinados durante el mismo período del año pasado.

Ante el incremento de los homicidios y la violencia, el propio presidente Salvador Sánchez Cerén, en el poder desde el 1 de junio, ha presentado a algunos sectores el "borrador" de su nueva política de seguridad para contrarrestar esta problemática en el país, donde a diario más de una decena de personas son asesinadas.

Aunque de momento se tiene sólo el "borrador" de esa política, que busca integrar las diferentes opiniones de los sectores del país para finalizarla, ya se empezará a trabajar en el combate de la criminalidad, aseguró el viceministro de Seguridad, Juan Javier Martínez, en declaraciones a periodistas.

Precisó que se comenzarán acciones en 15 de los 50 municipios "con mayor índice de violencia", de 262 que tiene el país.

Entre esos 15 hay 13 municipios que ya están dentro del Proyecto de Prevención del Crimen y la Violencia apoyado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en el marco de la iniciativa Asocio para el Crecimiento, destacó.

Los cinco ejes fundamentales de la política son: la prevención de la violencia y de la delincuencia; el control y la represión del delito y la violencia; la rehabilitación y la reinserción social; la atención a las víctimas; y el fortalecimiento de la institucionalidad de la seguridad pública, según las autoridades.

Esta política "debe sobrepasar cualquier período presidencial" y dejar de lado las políticas "reactivas" que impulsaron anteriores gobiernos como producto de la "presión" de la situación delictiva del país, que no funcionaron, dijo el ministro de Seguridad, Benito Lara.

Pero mientras esa nueva política se perfecciona más de una decena de salvadoreños son asesinados a diario en diferentes hechos de violencia, cuyos principales autores son las pandillas.

De acuerdo al director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, las pandillas no sólo son las responsables de la mayoría de homicidios, sino que también "desde aproximadamente junio, julio, del año pasado, poco a poco se han ido convirtiendo en el grupo de víctimas más importante en todo el país".

En 63 municipios de los 262 de El Salvador se concentra el 80 % de los homicidios del país, de acuerdo al Ministerio de Seguridad.

Pese a ello, las pandillas "sí están diseminadas en todo el país", reconoció recientemente Sánchez Cerén.

De acuerdo a estimaciones oficiales en el país hay unos 64.000 pandilleros.

El Salvador experimentó una disminución considerable en la cifra de homicidios con la implementación de la "tregua" entre pandillas, que durante su primer año, desde marzo de 2012, disminuyó los homicidios diarios de alrededor de 14 a unos 5,3.

Pero con el transcurso del tiempo ese pacto fue debilitándose y la cifra de asesinatos comenzó a subir desde julio de 2013, hasta que a finales de mayo de este año el entonces presidente salvadoreño Mauricio Funes lo dio por "fracasado".

El anterior Gobierno aseguró en reiteradas ocasiones que nunca negoció con los pandilleros para que dejaran de matar y que sólo actuó como "facilitador" de la "tregua".

Ahora el nuevo Gobierno, también del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), lleva casi dos meses en el poder sin anunciar medidas claras para revertir la problemática que hasta la fecha han provocado 2.098 homicidios.

Pese al aumento en el acumulado general de los homicidios en 2014 respecto a 2013, el director de la Policía destacó que desde junio de este año se ha registrado un descenso en estos hechos criminales.

En mayo se registraron 394 homicidios; en junio, cuando comenzó esta administración, bajaron a 370, y "el presente mes tiene 258; si la tendencia se mantiene, vamos a terminar este mes de julio con otro decremento leve", apuntó.

Sin embargo, el jefe policial reconoció que esa reducción aún "no corresponde a las expectativas" del Gobierno, ya que "está lejos del objetivo" que se ha trazado "de controlar y reducir de forma gradual, pero sostenida, el delito de homicidio"

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación