Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La sombra de un grupo de exterminio se pasea al norte del río Torola

La MS-13 también ha ejecutado a varios jóvenes, miembros o colaboradores, mayormente en Jocoaitique y Meanguera.

ctv-e68-morazan oi 16

Hace unos tres meses, en Jocoaitique, Meanguera, Perquín y el resto de municipios al norte del río Torola fueron diseminadas hojas volantes que contenían los nombres de jóvenes supuestamente involucrados con la agrupación criminal.

La firmaba un grupo de exterminio que se denominaba como la Sombra Negra. La nota era un aviso: las personas cuyos nombres aparecían ahí, serían eliminadas.

Vecinos de Jocoaitique, San Fernando  y Perquín aseguran que en esa lista aparecían los nombres de los nueve hombres asesinados en esos municipios (tres en cada uno) en este año. Ellos no creen que sea una coincidencia.

Pero también fuentes policiales de esos municipios creen que muchos mareros han sido exterminados por ese grupo, según explicó un oficial que pidió no revelar su nombre.

“Aquí anduvieron tirando panfletos, un grupo que decía que era la Sombra Negra. Curiosamente los nombres que estaban en esas listas son los que han sido asesinados”, explicó el oficial.

“Nosotros creemos que ese grupo existe aquí en la zona, pero no lo hemos logrado identificar. No sé qué tanto sepan los de Investigaciones (de San Francisco Gotera)”, afirmó otro policía.

De acuerdo con las fuentes, en un inicio la población de esos municipios creía que era la misma Policía la que estaba matando a los mareros, debido a que vestían ropas oscuras y portaban armas largas y, en algunos casos, llegaban a las casas diciendo que llevaban órdenes judiciales de registro o captura.

La última víctima de ese grupo, afirman policías, fue el pariente de la mujer de un alcalde de la zona, a quien en pleno mediodía llegaron a sacar del lugar donde estaba trabajando. “No era buena pieza, se había venido huyendo de San Miguel. Decía que era (marero) retirado”,  dijo a manera de justificación del asesinato, una fuente policial.

Algunos residentes del norte de Morazán no parecen indignados cuando se les pregunta sobre la posibilidad de que muchos jóvenes en esa zona hayan sido ejecutados por grupos de exterminio.

Más de alguno dijo claramente que los veteranos de guerra deberían retomar esa idea para poder poner a salvo a los jóvenes y devolver la tranquilidad a esos lugares. En su mayoría, la Ciudad Segundo Montes y el resto del norte de Morazán, fue repoblada por exguerrilleros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y grupos de masas que vivieron durante el conflicto en los campamentos de refugiados de Colomoncagua, Honduras.

De los 28 asesinatos que hasta el 13 de octubre habían sido cometidos en la zona norte de Morazán, solo tres (ambos exguerrilleros) eran personas adultas, el resto no pasaba de los 29 años.

De los 25 restantes, solo en un caso, el móvil podría deberse a razones pasionales: el de German Eduardo Pereira, de 22 años, asesinado el 5 de enero en caserío El Mozote, a quien varios mareros mataron a golpes, aparentemente, por celos. En Joateca, un joven fue asesinado por los mareros debido a que no quiso colaborar con ellos.

Sin embargo, muchos de esos 24 jóvenes asesinados han sido exterminados por la misma MS-13. Estos casos han sucedido mayormente en los municipios de Jocoaitique y Meanguera.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación