Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Situación de dos acusados de asesinar a magistrado y esposa se decidirá en juicio

Juzgado de Instrucción de San Miguel: hay suficientes pruebas

Los sospechosos de asesinar al funcionario judicial y su esposa, cuyos cadáveres fueron hallados el 9 de agosto de 2014 en San Miguel, enfrentarán juicio, dijo la Fiscalía. Foto EDH

Los sospechosos de asesinar al funcionario judicial y su esposa, cuyos cadáveres fueron hallados el 9 de agosto de 2014 en San Miguel, enfrentarán juicio, dijo la Fiscalía....

Los sospechosos de asesinar al funcionario judicial y su esposa, cuyos cadáveres fueron hallados el 9 de agosto de 2014 en San Miguel, enfrentarán juicio, dijo la Fiscalía. Foto EDH

Los dos acusados de asesinar al magistrado presidente de la Cámara de Segunda Instancia de Oriente, Tito Nicolás García Martínez, y a su esposa, Teresa Navarrete de García, tendrán que enfrentar un juicio en el que se determinará si son culpables o inocentes.

El Juzgado Primero de Instrucción de San Miguel resolvió enviar a juicio a Alba Rosibel Batres Vásquez y José Gregorio Sánchez Campos, porque considera que existen las evidencias necesarias para que sean juzgados por los dos asesinatos.

En el doble crimen ocurrido el 9 de agosto del año pasado en la residencia de las víctimas, situada en la colonia Hirlemann de San Miguel, participó un tercer individuo identificado como Carlos Manuel Arévalo Carballo, pero murió hace algunos meses por una enfermedad común en las bartolinas policiales donde estaba recluido.

En el transcurso de la audiencia preliminar, los fiscales del caso presentaron una serie de evidencias que comprometen a los dos imputados con el doble asesinato, según el Ministerio Público.

Entre las pruebas que expusieron los fiscales durante la audiencia figura la declaración extrajudicial que hizo Alba Rosibel, quien voluntariamente aceptó haber participado en las muertes del magistrado y de su esposa.

La acusada, quien trabajaba en la casa de las víctimas, aseguró que planificaron la acción criminal días antes del hecho, con el propósito de robar joyas, prendas de valor y dinero en la casa de las dos víctimas.

Los cadáveres del magistrado García Martínez y de su esposa fueron encontrados la mañana del 9 de agosto del año pasado en su casa de habitación, luego de que la Policía encontrara abandonado, un día antes, el vehículo que había sido asignado al funcionario, en el cantón El Peñón de Alegría, Usulután.

Las investigaciones en torno al caso revelaron que los acusados huyeron en el auto placas P16-065, de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y asignado al funcionario.

García Martínez y su esposa fueron estrangulados, supuestamente por los acusados, y además tenían heridas de arma blanca en los cuellos, según la autopsia forense.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación