Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin planes de seguridad pese a racha de robos

Varios compatriotas han sido víctimas del hampa en el departamento de Santa Rosa, Guatemala; dos fueron asesinados.

El agente Edwin Enrique Ramírez Chinchilla fue asesinado cuando viajaba a un evento religioso en Escuintla. Foto EDH

El agente Edwin Enrique Ramírez Chinchilla fue asesinado cuando viajaba a un evento religioso en Escuintla. Foto EDH

El agente Edwin Enrique Ramírez Chinchilla fue asesinado cuando viajaba a un evento religioso en Escuintla. Foto EDH

En los últimos meses se han registrado varios asaltos a mano armada en el trayecto de El Salvador a Guatemala sin que las autoridades de ambos países coordinen acciones para garantizar la seguridad de los viajeros.

Las víctimas de robo que fueron a la embajada de Guatemala en nuestro país para denunciar el hecho aseguraron que los funcionarios consulares les contaron que previamente habían recibido dos denuncias similares.

Una era de unas personas que viajaban en un carro particular y la otra de un grupo de turistas que iban en autobús.

En agosto pasado, dos sacerdotes y tres religiosas fueron asaltados en el camino al país vecino, donde participarían en la celebración de 50 años de servicio religioso que cumplía una monja guatemalteca.

El hecho delictivo ocurrió cuando la delegación salvadoreña circulaba sobre la carretera a Escuintla en un vehículo de la Diócesis de Sonsonate, el cual estaba identificado con su respectivo logo.

Los hampones vieron pasar a los religiosos y comenzaron a seguirlos hasta interceptarlos en una zona desolada. Para despojarlos de sus pertenencias usaron armas de fuego y gorros pasamontañas.

El atraco del que fueron víctimas los dos sacerdotes y las monjas se registró en la misma carretera donde el 4 de octubre de 2012 fue asesinado el policía salvadoreño Edwin Enrique Ramírez Chinchilla, de 42 años.

La víctima había viajado con su esposa y otro familiar a un evento religioso que se iba a celebrar en la iglesia evangélica Espíritu Santo, en Escuintla, Guatemala.

La compañera de vida del policía y el otro pariente salieron ilesos del ataque que se supuestamente se habría derivado de una disputa de tráfico. Sin embargo, las autoridades policiales no descartaron que se haya tratado de un intento de robo al que el agente se habría opuesto.

El ataque se registró en el kilómetro 65 de la carretera de Escuintla hacia Taxisco, también en el departamento de Santa Rosa.

El vehículo que manejaba el agente Ramírez Chinchilla, quien estaba destacado en la policía de Tránsito, tenía no menos de 15 impactos de bala al costado del conductor. En mayo de ese mismo año, también fue asesinado el compatriota Herber Ramírez, de 39 años, quien trabaja como serigrafista en el vecino país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación