Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Simeduco asegura que 1,200 maestros son extorsionados y amenazados

Denuncian que el Mined destituyó a tres maestros que solicitaron el traslado tras ser amenazados.

Simeduco dijo que Mined despide a maestros que piden traslado por amenazas. Foto EDH / Jaime López

Simeduco dijo que Mined despide a maestros que piden traslado por amenazas. Foto EDH / Jaime López

Simeduco dijo que Mined despide a maestros que piden traslado por amenazas. Foto EDH / Jaime López

La cifra de denuncia de maestros extorsionados y amenazados se ha incrementado en al menos 200 casos durante el 2013, según el Sindicato de Maestros de Educación con participación Comunitaria (Simeduco).

El secretario general de la gremial, Francisco Celada afirmó ayer que las víctimas son esperadas por pandilleros a la salida de las escuelas para exigirle dinero, teléfonos celulares y para pedirles que no se presenten más a la institución.

La medida de los mareros es "porque no los quieren, sobre todo a los que imparten Matemáticas, quienes de alguna manera hacen bien su trabajo y se resisten a regalar notas a jóvenes o niños que no se las han ganado o que no han cumplido con la competencia necesaria", dijo Celada.

Agregó que ante esas dificultades los educadores han solicitado al Ministerio de Educación Pública (Mined) su traslado, pero en vez de ello, algunos ya han sido destituidos. Como en los casos de dos maestros en Ahuachapán y uno en La Libertad; quienes fueron despedidos solo por solicitar el traslado del centro educativo donde han sido amenazados de muerte.

En estos casos las víctimas tienen problemas no por negarse a la pagar la extorsión sino porque no complacen sus exigencias en cuanto a regalarles notas a sus hijos, familiares o pandilleros.

La mayoría de los profesores amenazados, ya antes pagaban la "renta" a los pandilleros.

"Estos grupos al margen de la Ley tienen un poder que ni siquiera nos imaginamos. La tregua sirvió para que estos grupos se fortalecieran en su actividad delictiva", dijo el gremialista.

Estos grupos no solo han surgido para reclutar a los estudiantes con el propósito de pertenecer a sus estructuras, sino para fortalecer la venta de droga al menudeo en los centros educativos.

"A través de esa fuerza que estas personas tienen , son capaces de obtener una copia de las planillas de pago de los maestros para establecerle la cuota a pagar", puntualizó.

Celada manifestó que no todos los maestros pagan una misma cuota a las maras, pese a que la mayoría tiene ingresos de 300 y 200 dólares mensuales luego de los descuentos.

De ahí que la "renta" impuesta oscila entre 25 y 50 dólares mensuales, pero hay casos en que exigen cuotas extraordinarias sobre todo en fin de año, que demandan de 150 y 200 dólares; bajo la amenaza de que si no la hacen efectiva serán asesinados al salir de sus trabajos o sus familiares pagarán las consecuencias.

"Hay maestras que luego de estas amenazas han salido huyendo con todo y sus familias de sus casas y no sabemos hacia dónde", explicó el secretario del Simeduco.

Los maestros son extorsionados a través de correos electrónicos, llamadas a teléfonos celulares y algunas por medio de estudiantes.

"Ninguna de las 5,100 escuelas escapa esta realidad, algunas mayores que otras, pero en todas los maestros atienden a hijos de mareros", reiteró.

El Gobierno por su parte, asegura impulsar el plan "Escuela Segura" en más de 300 centros educativos ubicados en sitios de alto riesgo delincuencial, pero según Simeduco, los resultados de esa estrategia son adversas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación