Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sigue búsqueda de scout desaparecido

Hallazgo de cadáver con algunas características similares a las de Walter generó confusión. Aún lo buscan

Water Alexander Torres Menjívar desapareció el martes 4 de marzo de la colonia El Rosal, en Quezaltepeque. Foto EDH

Water Alexander Torres Menjívar desapareció el martes 4 de marzo de la colonia El Rosal, en Quezaltepeque. Foto EDH

Water Alexander Torres Menjívar desapareció el martes 4 de marzo de la colonia El Rosal, en Quezaltepeque. Foto EDH

La madre de Walter Alexander Torres Menjívar, el joven scout cuya desaparición cumplió ayer ocho días, negó que el cuerpo hallado el domingo pasado en San Juan Opico fuera el de su hijo. "Seguimos buscándolo. Ojalá, primero Dios que aun esté vivo", dijo ayer luego de asistir al Instituto de Medicina Legal (IML) de Santa Tecla.

Walter, de 18 años, está inscrito en el segundo año de bachillerato general del centro escolar José Dolores Larreynaga, en Quezaltepeque, ciudad de la que desapareció el pasado martes poco después del mediodía.

El joven pertenecía desde hace aproximadamente cuatro años al grupo Zulú del movimiento Scout de Quezaltepeque, indicó su madre, lo cual también fue confirmado por amigos de Walter.

El joven desapareció de una cancha que está cerca de su casa, en la colonia El Rosal, en Quezaltepeque. De allí fue raptado. Su madre dijo ayer que desconocía totalmente los motivos por los cuales privaron de libertad a su hijo.

Amigos de Walter aseguran que éste era un muchacho alegre, no pertenecía a grupos de pandillas y, como la madre, tampoco el por qué de su desaparición.

Pantalón deportivo originó confusión

El domingo anterior, fuentes policiales informaron sobre el hallazgo de un cadáver en un sector de San Juan Opico, municipio vecino con Quezaltepeque. Ese cadáver tenía puesto un pantalón deportivo que tenía estampado la palabra Quezaltepeque, lo cual provocó que varios amigos de Walter dieran por cierto que el cadáver era el del joven scout.

Debido al pesar, a la madre de Walter no le permitieron ver el cadáver y solo le mostraron unas fotografías, pues se temía que al ver el rostro desfigurado acrecentaría el dolor de la mujer.

Sin embargo, ayer, con un poco de más estabilidad emocional, la señora logró ver el cadáver. Y no era el de su hijo.

"La foto tenía ciertas partes que se parecían a las de mi hijo pero ya al ver el cadáver sé que no es el de él. Por muy desfigurado que esté yo lo reconocería, pero no es", sentenció la madre de Walter.

De acuerdo con la madre de Walter, que pidió reserva de su identidad, el cuerpo hallado en San Juan Opico aparenta unos 50 años y hasta le faltan algunas piezas dentales.

De acuerdo con fuentes policiales, de San Juan Opico, el cadáver hallado el domingo podría pertenecer a un adulto que padecía problemas de alcoholismo y que fue registrado como desaparecido la semana pasada. Sin embargo, el cadáver hallado sigue en la morgue judicial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación