Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sepultan a sobrino y tío en Santa Tecla

Dolientes se muestran herméticos y temerosos por el hecho

Entre cantos y oraciones, familiares y vecinos despiden a las víctimas. Foto EDH / Jorge Reyes.

Entre cantos y oraciones, familiares y vecinos despiden a las víctimas. Foto EDH / Jorge Reyes.

Entre cantos y oraciones, familiares y vecinos despiden a las víctimas. Foto EDH / Jorge Reyes.

Con solo unas horas de velación, ayer por la tarde fueron enterrados en el cementerio General de Santa Tecla, los dos cadáveres encontrados en el interior de una camioneta en el kilómetro 69 de la carretera que de Santa Ana comunica con Sonsonate o Los Naranjos.

Familiares y vecinos, ayer, elevaban plegarias al Todopoderoso, no por el eterno descanso de las víctimas, sino por todos los que se encontraban alrededor del féretro, aclararon los feligreses.

Entre el dolor y el temor de los parientes, dieron cristiana sepultura a William Ortiz, de unos 48 años, y Cristian Melgar, de unos 25.

Durante las exequias, nadie de los parientes o conocidos se atrevía a hablar del tema e incluso algunos reaccionaron con enojo ante preguntas de los hechos.

En sus escasas palabras, uno de los allegados descartó que el doble homicidio haya sido precedidos de amenazas o enemistades.

Además, aseguraban desconocer de otras circunstancias que pudieron haber incidido en sus muertes.

Algunos afirmaron que las víctimas recibieron una llamada telefónica, el lunes, y que luego salieron, en el vehículo de Cristian, sin decir adónde viajaban.

Después de su salida, ya no se supo noticias de los dos, hasta que fueron hallados sus cadáveres en el interior de una camioneta.

Ambos residían en colonias de Santa Tecla y se dedicaban: uno a la joyería y el otro a los negocios, transcendió entre la concurrencia.

La compañera de vida de Cristian recién había dado a luz a su bebé, quien ayer cumplía 20 días de nacido.

La Fiscalía General manifestó que no tenía mayores indicios de los hechos que segaron la vida de Cristian y William.

Representantes del Ministerio Público indicaron no haber podido reunirse con los familiares y no tener evidencias de los hechos.

El martes, un oficial de la Policía afirmó que, al parecer, las víctimas habían sido privadas de libertad en Santa Tecla y llevadas al sitio de su hallazgo.

De acuerdo con las autoridades, las víctimas no fueron identificadas el día que las hallaron, por no portar documentos personales.

A menos de 48 horas de los hechos, las fuentes policiales no han querido aventurarse a vaticinar sobre el posible móvil de este doble homicidio.

Por las características de la escena criminal, el oficial de la Policía manifestó que las personas habían sido asesinadas en otro lugar y abandonadas en la zona del hallazgo.

La presunción se sustenta puesto que, en el interior del vehículo que se encontraba a pocos metros de distancia de los cadáveres, había sábanas empapadas de sangre.

En un hecho diferente, ayer por la tarde, la Policía Nacional Civil registró el asesinado de una persona en la 5a Av. Norte y 39a. Calle Poniente, cerca de un autohotel en San Salvador.

Versiones preliminar de la Policía revelan que la víctima asesinada era cobrador de la ruta 32 y no presenta características que lo relacionen con pandillas.

La Policía manifestó que al menos cuatro sujetos habrían disparado contra el hombre en San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación