Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Seis pandilleros mueren al enfrentarse a soldados y policías

Los mareros estaban concentrados en un río del lugar bien armados, y al ser sorprendidos atacaron

Soldados participan de la operación de búsqueda de los pandilleros que se escaparon, tras enfrentarse a policías y militares. Foto EDH / Miguel Villalta

Soldados participan de la operación de búsqueda de los pandilleros que se escaparon, tras enfrentarse a policías y militares. Foto EDH / Miguel Villalta

Soldados participan de la operación de búsqueda de los pandilleros que se escaparon, tras enfrentarse a policías y militares. Foto EDH / Miguel Villalta

Una concentración de no menos 20 pandilleros de la mara 18, que se autodenominan Revolucionarios, fue sorprendida ayer por patrullas de policías y soldados originándose un enfrentamiento que dejó a seis pandilleros muertos, y dos capturados.

Además, las autoridades incautaron ocho armas de fuego, entre estas tres fusiles M-16, dos escopetas, dos subametralladoras Uzi y una pistola.

El enfrentamiento entre policías, militares y pandilleros se produjo en las riberas del río que atraviesa la hacienda Tihuilocoyo, caserío Tequera, cantón Las Guarumas de Santiago Nonualco, La Paz.

Residentes dijeron que el tiroteo se extendió por unos 10 minutos y que fue nutrido.

Los seis supuestos pandilleros que murieron en el tiroteo fueron identificados por la Fiscalía como Óscar Ofilio González, Jesús Ernesto Ayala, Juan José Ábrego Ramírez, Arnoldo Josué Pineda, Marvín Antonio Paredes, y Raúl Armando González Mejía.

Las autoridades policiales y fiscales verifican si tenían órdenes de captura o si estaban siendo investigados por las extorsiones que les exigen a los agricultores y cañeros de la zona.

Las autoridades fiscales explicaron que a los dos detenidos les quitaron igual número de mochilas en las que andaban gran cantidad de munición, cuchillas y lámparas.

El comandante del Comando Zeus del Ejército, coronel Alirio García Flamenco aseguró que los militares y los policías reaccionaron al ataque que les hicieron los pandilleros y justificó que "el accionar fue de una forma legal, fue desarrollado de acuerdo con las reglas de enfrentamiento que tiene la Fuerza Armada y como debe de ser, en apoyo a la corporación policial".

La zona donde se registró el enfrentamiento es asediada por integrantes de la pandilla 18 que se autodenominada Revolucionarios. De hecho, las víctimas son residentes de la zona.

"Cuando se da la persecución con el fin de capturarlos, la actuación violenta de estos grupos, tratando de causar bajas, la fuerza tiene que protegerse, en ese sentido reacciona y es así que se dan estos resultados", dijo García Flamenco.

Al lugar llegó el subdirector de la Policía, Howard Cotto, el subdirector de la Policía Rural Pablo Escobar Baños y la jefa regional de la zona Paracentral , Verónica Uriarte.

El subdirector Cotto explicó que se tuvo información de que un grupo de pandilleros se había reunido en el sitio del tiroteo para planificar acciones delictivas, por lo que se desplazó una patrulla de seis policías para verificar la denuncia.

Sostuvo que al llegar al sitio encontraron a unos 20 pandilleros reunidos, por lo que pidieron refuerzo al Ejército, que envió una patrulla de diez soldados.

"Nosotros creemos que los que fallecieron se quedaron teniendo el intercambio de disparos con nuestro personal (policías), mientras otros sujetos se pudieron dar a la fuga al interior de los cañales", dijo Cotto, quien no descartó que entre el grupo de pandilleros que huyó, podrían haber estado algunos cabecillas del sector o algún prófugo de la justicia.

El jefe de la Policía explicó que por las evidencias encontradas en el sitio, no se puede establecer que se trataba de un campo de entrenamiento, pero sí de que ahí se quedaban a dormir.

"Lo que hemos encontrado es un lugar donde ellos evidentemente dormían, pero no hemos encontrado un sitio donde pudiesen realizar prácticas (militares)", dijo Cotto.

Además habían varios sacos de náilon que se supone usaban para acostarse en el suelo y algunas sábanas, por lo que se presume que habían dormido una noche antes en ese lugar.

Agregó que el tiroteo se prolongó en una extensión que sobrepasa los 200 metros, en los cuales cuatro quedaron en un solo sitio y dos más quedaron bien distantes de los primeros.

Sostuvo que algunas de las víctimas quedaron con las armas en sus manos.

Fuentes policiales explicaron que los supuestos pandilleros muertos serían los responsables de extorsionar a los cañeros que se encuentran en la zafra de la caña de azúcar.

Muere marero en otro tiroteo

Otro pandillero murió anoche al enfrentarse a balazos con una patrulla de soldados en la colonia Cuéllar, cantón Cobanal de Colón, La Libertad.

En el tiroteo resultó herido de bala uno de los soldados por lo que fue llevado al hospital. En Zacatecoluca, La Paz, asesinaron a un soldado que andaba de licencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación