Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sacan del Consejo de Seguridad a pastor Carlos Rivas

Actualmente, el líder religioso enfrenta un proceso penal en libertad condicional, acusado de agredir a una mujer en un automotel en La Libertad.

Carlos Rivas dirige el Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), en Ilopango. foto EDH/Archivo

Carlos Rivas dirige el Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), en Ilopango. foto EDH/Archivo

Carlos Rivas dirige el Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), en Ilopango. foto EDH/Archivo

El pastor del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI), Carlos Rivas, fue expulsado ayer como miembro del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia.

Rivas es acusado por la Fiscalía de los delitos de violación, amenazas, expresiones de violencia contra las mujeres y daños. El pastor fue detenido en flagrancia luego de que una mujer de 42 años, con quien supuestamente mantenía una relación sentimental desde hace más de dos años, lo acusó de retenerla por la fuerza y agredirla dentro de un automotel en la colonia Santa Elena, en La Libertad.

La víctima afirmó que llegó con Rivas al establecimiento y se alojaron en una habitación. Ella aseguró también que Rivas le estrelló contra la pared un teléfono celular de su propiedad y la golpeó en el rostro durante una fuerte discusión.

Como pruebas la Fiscalía presentó al Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán los exámenes físicos que le practicaron a la víctima en el Instituto de Medicina Legal.

La mujer dijo que le había advertido a Rivas que si la volvía a agredir, lo denunciaría.

Tras la audiencia en el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, el juez le decretó a Rivas instrucción formal, pero en libertad condicional.

Se le ordenó pagar $5 mil de fianza y no salir del país.

El 5 de mayo pasado, varias organizaciones aglutinadas en Ciudadanía Intergenérica e Intergeneracional contra la Impunidad demandaron del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, la expulsión del pastor Rivas. Las organizaciones demandantes fueron el Centro de Estudios para la Mujer (Cemujer), la Alianza Mundial Menengage El Salvador y el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer y el Centro Bartolomé de las Casas.

El caso pasó al Juzgado Segundo de Instrucción, donde se le juzgará por los delitos de violación, amenazas y expresiones de violencia contra la mujer.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación