Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Ya saben quién queda al mando en el penal"

El Viejo Lin y los cabecillas de las maras dejaron a sus sucesores de mando en los penales de donde fueron trasladados ayer.

"Ya saben quién queda al mando en el penal"

"Ya saben quién queda al mando en el penal"

\"Ya saben quién queda al mando en el penal\"

Carlos Ernesto Mojica Lechuga, (a) El Viejo Lin, dio su última orden y lineamiento antes de subir a una camioneta blanca Ford E-350, para ser trasladado del penal de Cojutepeque hacia el de máxima seguridad, conocido como Zacatraz.

"Ya saben ustedes quién queda al mando en el penal", fue el lineamiento que dio el marero a un grupo de mujeres que se despedían de él en el penal de Cojutepeque.

Las mujeres estuvieron apostadas en los alrededores de la referida cárcel desde temprano. "Para mejor ellas (las mujeres) saben del traslado y no los periodistas", comentó un de los agentes que participó en el traslado.

Lin iba esposado de pies y manos y custodiado por un grupo de policías de las unidades especiales de la Policía Nacional Civil.

Junto al principal cabecilla de la pandilla 18 de la línea Sureña, iba Carlos Humberto Rivas Barahona, (a) El Chino Tres Colas, considerado otro cabecilla de la estructura delincuencial.

Los dos cabecillas fueron los primeros en llegar al penal de Zacatraz, custodiados por una patrulla del Grupo de Reacción Policial.

Media hora después, llegó otra camioneta Ford, Super Duty, con aire acondicionado, en su interior iban seis mareros de la 18, que eran trasladados del penal de Izalco. Entre ellos, iba el convicto Daniel Renderos, (a) El Muerto o Cementerio, considerado como el cabecilla de la comunidad Las Palmas y acusado por haber asesinado a una familia en Antiguo Cuscatlán años atrás.

Después de 20 minutos ingresó la camioneta que viajaba de la cárcel de Quezaltepeque. Sólo trasladaron a dos mareros de la pandilla 18.

Al final de la mañana ingresó el último vehículo donde trasladaban a cuatro reos de la mara Salvatrucha del reclusorio de Ciudad Barrios, en San Miguel. En ese viaje llegó el principal cabecilla de la MS, Borromeo Henríquez Solórzano, El Diablo, junto con Saúl Ángel Turcios, El Trece; Aristides Umanzor, El Sirra y otros más.

Durante los traslados, las unidades elites de la Policía se desplegaron en toda la zona y se reforzaron los garitones perimetrales.

En el refuerzo de seguridad también participaron efectivos de la Fuerza Armada, quienes se quejaron de la descoordinación de parte de la Policía y Centros Penales en dar aviso por los traslados de los pandilleros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación