Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se roban vehículo viejo para ir por uno más nuevo

Los sujetos fueron capturados y procesados en los juzgados de Paz y de Instrucción

Los vehículos decomisados son enviados al predio en Changallo, Ilopango. Foto EDH / Archivo

Los vehículos decomisados son enviados al predio en Changallo, Ilopango. Foto EDH / Archivo

Los vehículos decomisados son enviados al predio en Changallo, Ilopango. Foto EDH / Archivo

Dos sujetos vigilaron que una señora estacionara su vehículo sencillo en los condominios Los Amates, en Mejicanos y, además, que ingresara a una vivienda de la zona, para ir por el carro de la mujer.

Los hechos que se narran vinculan a José Alfredo R. A., de 25 años, y a Sergio Armando B. M., de 23, quienes el 12 de marzo perpetraron dos robos de vehículos entre las 11:00 de la mañana y 12:30 de la tarde, según consta en el proceso judicial.

Pero lo que ellos pretendían no era quedarse con un auto modelo 83, valorado en 1,500 dólares, sino usarlo como medio de transporte para ir por una camioneta de lujo, tipo Prado color ocre, el 12 de marzo de 2013.

Una vez llegaron al sitio del objetivo principal, se bajaron del automotor modelo 83 para robar la camioneta de lujo en un sector de la residencial San Luis, al norponiente de San Salvador.

En este lugar, los sujetos parquearon el vehículo que manejaban frente a una camioneta ocre, donde un padre de familia y sus dos pequeños hijos se subían para después desplazarse a un centro educativo de la zona, consta en el expediente judicial.

Con pistola en mano, los dos sujetos encañonaron al adulto y a los dos niños para que les entregaran la camioneta. La familia no ofreció ninguna resistencia y cedió el automotor a los hampones.

Sin tiempo que perder, uno de los sujetos tomó el timón de la camioneta mientras el otro abordó el auto sencillo y se marcharon con dirección al Tobogán , situado entre las colonias Metrópolis y Zacamil, también al norponiente de San Salvador, se indica en el proceso contra ellos.

Kilómetros después, los sujetos dejaron abandonado el primer vehículo y ambos escaparon en la camioneta.

Cuando la primera víctima regresó al estacionamiento en el condominio Los Amates, se encontró con que se habían llevado su vehículo y entonces se dirigió a delegación policial más cercana a interponer la respectiva denuncia.

El plan imperfecto

Lo que nunca se imaginaron los dos hombres, aquel 12 de marzo de 2013, es que sus huellas digitales habían quedado impresas en el primer vehículo que habían hurtado en el condominio Los Amates, en Mejicanos, y que casi dos horas después dejaron cerca de la residencial San Luis. Esa fue la primera pista que dejaron a las autoridades para que los ubicaran y detuvieran.

Horas después de la primera denuncia, en un rastreo policial por el sector, la Policía ubicó el auto modelo 83 abandonado. Llamaron a los investigadores del Laboratorio Técnico y Científico, quienes haciendo uso del Sistema Automatizado de Identidad de las Huellas Digitales (AFIS) donado por los Estados Unidos a la PNC, descubrieron a quienes correspondían las huellas dactilares.

Como primer resultado, los sujetos fueron identificados, ubicados en su dirección domiciliar y más tarde capturados. Asimismo, fueron localizados los dos vehículos, los cuales figuraban como prueba del ilícito en contra de los dos imputados.

Además, a través del rastreo dactilar, las autoridades supieron que Sergio Armando B. M. estaba a la orden del Juzgado Antimafia de Instrucción de San Salvador por los delitos de robo y agrupaciones ilícitas, detalló la Fiscalía.

Los imputados, de 25 y 23 años, fueron procesados en el Juzgado 5º de Paz y 5º de Instrucción de San Salvador, por los delitos de hurto y robo agravado

Pero en el juicio, el Tribunal Tercero de Sentencia los dejó libres porque las víctimas no se presentaron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación