Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reo con droga escondida en sus partes íntimas

Sujeto fue descubierto por las autoridades por la forma rara al caminar

Un reo sorprendió a las autoridades policiales y de seguridad de la Corte , cuando descubrieron que llevaba droga en sus genitales de regreso al penal.

Un reo sorprendió a las autoridades policiales y de seguridad de la Corte , cuando descubrieron que llevaba droga en sus genitales de regreso al penal.

Un reo sorprendió a las autoridades policiales y de seguridad de la Corte , cuando descubrieron que llevaba droga en sus genitales de regreso al penal.

Un reo no solo se proponía que el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador le rebajara la pena, sino aprovechar para que la visita al Centro Judicial Isidro Menéndez sirviera para obtener y trasladar droga escondida en una de sus partes del cuerpo donde probablemente nadie le buscaría.

René Esteban Belloso Bonilla, de 32 años, quien regresaba al penal de Ciudad Barrios, San Miguel, fue descubierto con 35 porciones de marihuana en una bolsa plástica adherida a sus genitales.

Seis testigos confirmaron haber visto que el sujeto, condenado a más de 40 años de prisión por dos homicidio, llevaba droga en un lugar poco común.

Consta en el expediente judicial que cada porción de la droga estaba envuelta con recortes plástico transparentes, adicionalmente llevaba cinco cigarrillos aparentemente rellenos de marihuana.

Las autoridades aseguraron que el sujeto quiso sacar provecho de que la Policía, los custodios de la Corte Suprema de Justicia y Centros Penales en sus registros rutinario no acostumbran registrar las partes íntimas de los hombres en busca de ilícitos.

Sin embargo, la forma en que el reo Belloso Bonilla caminaba despertó sospechas en los policías, quienes de inmediato lo llevaron a una sala especial del Centro Judicial, para someterlo al registro.

Las presunciones de los policías resultaron ciertas luego del procedimiento.

La droga en el reo fue descubierta cerca de las 6:00 de la mañana, poco antes de salir rumbo al penal de Ciudad Barrios, después de haber pasado una noche en las bartolinas de los juzgados capitalinos.

Sin embargo, Belloso Bonilla tuvo que retrasar su regreso a Ciudad Barrios, y quedarse unos días más para responder por esa nueva acusación.

Las autoridades de inmediato llamaron a los técnicos de la División Antinarcótica de la Policía Nacional Civil para comprobar si las porciones halladas en los genitales de Bonilla Belloso eran de marihuana.

Luego de la prueba de campo, la hierba seca encontrada dio positiva a la marihuana, no así los cinco cigarrillos que también se sospechaba que tenían droga.

Espera nuevo juicio

Más tarde Bonilla Belloso fue notificado que sería procesado por el delito de tráfico ilícito de droga con fines comerciales.

Cinco días después, el 28 de mayo, el Juzgado 12 de Paz de San Salvador encontró suficientes evidencias para en audiencia inicial, ordenara que el nuevo proceso judicial en contra de Belloso Bonilla siguiera a la siguiente fase (Instrucción).

El imputado ya había conseguido que el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador le bajara de 40 a 26 años ocho meses la pena de cárcel, en la audiencia de revisión de medidas.

Bonilla Belloso fue condenado a 40 años el 8 de agosto de 2007. De la condena el sujeto ya había cumplido siete años y sus abogados buscaban reducirle la pena con la audiencia de revisión de medidas, pero al final el reo salió más afectado, pues se le abrió un nuevo expediente en su contra.

Los dos homicidios por los que fue condenado ocurrieron en la colonia Majucla, en Cuscatancingo, el 15 de junio de 2006.

Las víctimas fueron identificada como Ana Silvia Sandoval y Verónica de Los Ángeles Cubías.

Antecedentes delincuenciales de las autoridades revelan que Bonilla Belloso pertenece a una pandilla, además ha sido capturado por agrupaciones ilícitas y hurto agravado.

La gran inquietud fue cómo Bonilla Belloso obtuvo la droga, tomando en cuenta que los reos no tienen la posibilidad de relacionarse con sus familiares que acuden a las audiencias.

Además, cualquier alimentación que sus familias les lleven el día de la diligencia pasa por un estricto control, aseguran los custodios de la Corte Suprema de Justicia.

No descartan que la droga haya llegado de manos de familiares por intermediación de algún custodio o policía, pero de esa investigación ni los juzgado, ni la Policía ni la Fiscalía han querido conversar.

De acuerdo con el valúo de las autoridades, las 35 porciones de marihuana fueron calculadas en 85 dólares en el mercado ilegal de los estupefaciente.

Sin embargo, el valor de la droga dentro de un penal se eleva en más de 10 veces, lo que hace presumir, según las autoridades, que las 35 porciones en el penal de Ciudad Barrio podrían alcanzar un valor de más de 850 dólares en venta al menudeo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación