Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Remueven a custodios de penal Ciudad Barrios

Los separaron por supuestas irregularidades para favorecer a reclusos

Vigilantes penitenciarios custodian a reclusos MS que participan de una misa celebrada en marzo de 2012 en el penal de Ciudad Barrios. Foto EDH / Archivo

Vigilantes penitenciarios custodian a reclusos MS que participan de una misa celebrada en marzo de 2012 en el penal de Ciudad Barrios. Foto EDH / Archivo

Vigilantes penitenciarios custodian a reclusos MS que participan de una misa celebrada en marzo de 2012 en el penal de Ciudad Barrios. Foto EDH / Archivo

Un día después de que el director del centro penal de Ciudad Barrios, San Miguel, Félix Antonio Ruiz Soto, fuera destituido por falta de confianza, las autoridades penitenciarias removieron también de sus cargos a los 36 vigilantes del referido reclusorio por supuestas irregularidades que permitieron a los reclusos cortar los bloqueadores de señales de los teléfonos celulares que ingresan de forma ilícita a ese penal.

El director de Centros Penales, Rodil Hernández, aseguró que todos los guardias penitenciarios fueron trasladados a distintos reclusorios, mientras sus casos son enviados a la Fiscalía General para que esta deduzca si los cometieron algún delito en el desempeño de sus labores.

"Lo que vamos a hacer es certificar todas las acciones a la Fiscalía General para que ellos sigan el proceso respectivo y si hay mérito para que sean procesados penalmente que sean las autoridades fiscales las que determinen", dijo Hernández.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, explicó que se presume que los custodios del sector cuatro del referido penal habrían cortado la tubería que alimenta de electricidad a los bloqueadores de las señales de los teléfonos móviles.

Agregó que los reclusos sustrajeron los alambres eléctricos hacia las celdas del sector cuatro del penal, donde "ellos (reclusos) manualmente podían encender o interrumpir uno de los bloqueadores de las señales de celulares".

En ese sentido, Hernández sostuvo que "estas son acciones que no se pudieron haber sido realizadas sin que ellos (vigilantes) pudiesen haberlo detectado y avisado en su momento".

Recalcó que "no se les requiere que actúen si está en peligro su vida, si está en peligro su integridad, lo que tienen que hacer es dar el aviso correspondiente para que nosotros como autoridad central podamos hacer las coordinaciones y pedir el apoyo necesario y actuar, pero ellos ni siquiera dieron los avisos correspondientes de este tipo de actividades".

Perdomo sostuvo que se hicieron las reparaciones de la tubería que había sido dañada, pero a los pocos días ya la habían cortado de nuevo y "esto tuvo que haber sido con la colaboración de los custodios, porque es un área donde no tienen acceso directo los privados de libertad".

Perdomo explicó que se hacen las pruebas de polígrafo al director, custodios y empleados administrativos para establecer si esos hechos ocurrieron bajo la complicidad del personal penitenciario.

En los próximos días, las autoridades lo que harán es "presentarles todas las pruebas con fotografías y detalles a la Fiscalía, para que la Fiscalía con la colaboración de penales inicie los procesos judiciales correspondientes".

Además del director de Ciudad Barrios también han sido destituidos los directores de los penales de Cojutepeque e Izalco. El ministro reveló que también han hecho cambios de personal de otras áreas, quienes han sido trasladados hacia otros penales por supuestas irregularidades detectadas en sus funciones.

En el centro penal de Ciudad Barrios, San Miguel, se encuentran recluidos los principales cabecillas de la mara Salvatrucha (MS) desde marzo del 2012, como parte de la tregua entre las pandillas.

La Dirección de Centros Penales registra 26,941 personas recluidas en las 19 cárceles del sistema penitenciario. De ese total, 20,779 son delincuentes condenados; 6,162 aún están siendo procesadas en los tribunales de justicia. La mayoría de los reclusos, más de 19,000, tiene entre 18 y 35 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación