Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Registran 16 asesinatos en menos de 24 horas entre viernes y ayer

En uno de los dobles homicidios, las autoridades suspendieron el proceso de reconocimiento por encontrarse las víctimas en un barranco, un viernes por la noche y en un lugar de "alta peligrosidad"

Recuperan los cadáveres de dos jóvenes que tenían de tres a cinco días de asesinados en Soyapango. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Recuperan los cadáveres de dos jóvenes que tenían de tres a cinco días de asesinados en Soyapango. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Recuperan los cadáveres de dos jóvenes que tenían de tres a cinco días de asesinados en Soyapango. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Cuando apenas caía la noche el Viernes Santo y mientras cientos de feligreses católicos participaban de las diversas procesiones, la Policía y Fiscalía eran alertadas del hallazgo de dos cadáveres al fondo de un barranco, en final de la colonia Bosques del Río, al norte de Soyapango.

La llegada a la escena del doble homicidio no era tan fácil, pues las calles aledañas estaban ocupadas, algunas estaban decoradas por las alfombras por donde pasaría el Santo Entierro.

Rodeando las diversas vías, Policía y Fiscalía llegaron al borde del barranco, situado en la comunidad Alemania, donde hay pintados grafitis de la pandilla 18.

Tras la noche y lo peligroso del lugar, las autoridades no tuvieron otra opción que solo ver hacia abajo, subirse a los vehículos y regresarse por donde llegaron.

Decidieron regresar el sábado, cuando el día les garantizara un poco de seguridad.

A primeras horas, las autoridades recuperaron los cuerpos de dos hombres del fondo de un barranco de la comunidad Alemania Meléndez.

Según las autoridades, las víctimas tenían entre 25 y 30 años y, se supone, que tenían entre tres y cuatro días de haber sido asesinadas. Uno solo tenía puesta su ropa interior y el otro, un pantalón.

Estas eran dos de las 16 personas asesinadas o localizadas entre la noche del Viernes y Sábado Santos.

Pero este doble crimen no era el único. En San Vicente, la noche del viernes se había registrado otro hecho similar.

El hecho se reportó en cantón San Antonio Caminos de la referida cabecera departamental, informaron las autoridades. Del hecho las autoridades no dieron mayor información.

En la cabecera departamental de Usulután, también hubo dos crímenes en hechos distintos. Una de las víctimas fue el supuesto pandillero Héctor Rivera, de 25 años.

Otra persona más fue asesinada en el caserío Membreño, del cantón El Nisperal, de Santa Elena, dijo la PNC.

Eran cerca de las 6:00 de la mañana de ayer cuando asesinaron de varios balazos a un presunto pandillero que tenía poco tiempo de haber salido del Centro de Inserción Social de Tonacatepeque.

El hecho ocurrió en el cantón El Cobanal, La Libertad. La víctima fue identificada como Luis Ernesto Aquino, de 18 años, quien permaneció un año dentro del centro de menores descontando un delito grave que no fue detallado, afirmó la Policía, y agregó que Aquino tenía un día de estar trabajando como repartidor de pan en la zona.

Ayer, mientras se dedicaba a a vender el producto, sujetos armados lo atacaron.

El cuerpo de la víctima tenía al menos 15 impactos de bala. Según las primeras indagaciones policiales, el homicidio fue cometido por miembros de una pandilla, aunque se desconoce si fue la misma a la que, al parecer, pertenecía él, o por la agrupación delictiva contraria.

Las autoridades presumen que el móvil del hecho fueron las rencillas entre miembros de pandillas.

Disparan a joven en Soyapango

En otro caso, ayer a las 11:00 de la mañana asesinaron a un joven de 16 años cerca de su casa, en la colonia Amatepec de Soyapango.

Según las autoridades, la víctima fue identificada como Kevin P., quien fue ultimado en momentos en que estaba junto a otra persona, cuya identidad no fue proporcionada por su seguridad, a la entrada del pasaje donde residía su familia.

La Policía relató que al adolescente le hicieron varios disparos a la cabeza.

El cuerpo de Palacios quedó tendido frente al edificio de los apartamentos número 60, en donde residía.

La Policía manifestó que la otra persona que estaba con el joven al momento del hecho, salió ilesa. Vecinos de la víctima afirmaron que era un "buen muchacho" y que "no tenía problemas con nadie".

La Policía descartó que fuera miembro de maras, aunque no descartó que pandilleros hayan cometido el hecho.

Finalmente por la tarde, Raquel de Jesús Martínez, de 25 años, fue asesinada cerca de La Tiendona, en San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación