Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Registran 101 homicidios en 5 días de mayo

Las autoridades registraban, hasta ayer por la tarde, al menos 14 muertes violentas en el país.

Investigadores procesan escena donde tres mareros murieron al enfrentarse con agentes y soldados en Monte San Juan, Cuscatlán. Foto EDH / Marlon Hernández

Investigadores procesan escena donde tres mareros murieron al enfrentarse con agentes y soldados en Monte San Juan, Cuscatlán. Foto EDH / Marlon Hernández

Investigadores procesan escena donde tres mareros murieron al enfrentarse con agentes y soldados en Monte San Juan, Cuscatlán. Foto EDH / Marlon Hernández

El viraje en los planes de seguridad hecho semanas atrás por el gobierno para combatir a las maras no ha logrado frenar los asesinatos en el país.

Mayo se perfila como un mes violento. En los primeros cinco días, las autoridades registran 101 homicidios, lo que ha elevado el promedio de asesinatos de 14 a 20 por día.

El lunes anterior fueron cometidos 33 homicidios, mientras que hasta ayer por la tarde se contaban al menos 14 muertes violentas.

Entre las personas asesinadas ayer está un vigilante privado que fue acribillado frente a su casa, en el caserío El Cerrito, del cantón Las Delicias de San Martín.

Rafael Ramos Posada, de 40 años, se dirigía a trabajar cuando varios pandilleros le salieron al paso y le pidieron su arma de equipo. La víctima no la portaba y por eso lo mataron de 10 disparos.

Asimismo, Wilber Leonidas Durán, de 28 años, fue asesinado en la colonia Colinas del Norte, de Ciudad Delgado. Sus parientes dijeron que se ganaba la vida como albañil.

Matan a pandilleros que atacaron a autoridades

Tres pandilleros murieron ayer al enfrentarse a balazos con policías y soldados en el caserío El Tamarindo, del cantón San Martincito, en Monte San Juan, Cuscatlán.

Las autoridades informaron que dos de ellos, quienes al cierre de esta nota no habían sido identificados, estaban entre los más buscados por ser cabecillas de pandillas.

Cerca de los cadáveres los agentes encontraron tres pistolas y una escopeta, con la que habrían atacado a las autoridades.

Un comisionado policial, que no se identificó, dijo que los agentes y militares dispararon en defensa propia tras ser atacados a balazos por unos ocho delincuentes.

En la balacera otro delincuente resultó herido y el resto escapó entre matorrales.

Según la Policía, los dos cabecillas de la pandilla que murieron tenían órdenes de captura por cometer homicidios y estaban vinculados a robos y extorsiones.

En un hecho similar, otro cabecilla de la misma pandilla murió en la colonia Santa Fe, de Tecoluca, San Vicente.

Las autoridades informaron que David Antonio Quevedo Reyes, 36 años, atacó a balazos a unos policías y murió cuando estos se defendieron.

Entierran a presidente de los lisiados y a su hijo

Cinco días después de ser asesinados a balazos, el presidente de la Asociación de Lisiados de Guerra de El Salvador (ALGES), Israel Quintanilla, y su hijo, Carlos Zavala, fueron sepultados ayer en Guazapa, al norte de San Salvador.

Más de 200 personas acompañaron a los dolientes, quienes pidieron a las autoridades que los asesinatos de los hombres, de 56 y 26 años respectivamente, no queden en la impunidad.

Algunos asistentes dejaron entrever que ambos homicidios no serían producto de la violencia común que azota al país, sino que habría otras motivaciones, pero no las revelaron.

"Ellos fueron torturados y después fueron acribillados. Les pido que esclarezcan estas muertes, porque nosotros no tenemos ningún problema; somos una familia honesta", dijo conmocionada la esposa de Quintanilla.

Según la asociación, su presidente sufrió una lesión durante el conflicto armado que lo dejó lisiado. Desde entonces él se dedicó a trabajar por los derechos de personas en su misma condición.

Entre los asistentes al sepelio estuvieron varios dirigentes del FMLN, entre ellos Nidia Díaz, José Luis Merino y Sigfrido Reyes.

Este último manifestó que con las muertes de Israel y Carlos los asesinos habían golpeado "a esta gran familia del FMLN y cuando tocan a uno nos tocan a todos".

Después, un representante de ALGES se dirigió a los dirigentes del partido y les recordó que el FMLN está actualmente en el poder por personas como Quintanilla, que dejaron "partes de nuestros cuerpos en esas montañas, enfrentándonos al enemigo".

"(Tenemos) un sistema judicial viciado por años, una Asamblea Legislativa plagada de gente interesada por estar en el poder... Este hombre que estamos dejando aquí nunca ostentó grandes cosas; a Israel no le van a ver grandes bienes", expresó un miembro de la organización.

Asimismo exhortó a la dirigencia del partido rojo a hacer una "verdadera inclusión social". También les reprochó que muchos ancianos que combatieron en la guerra están muriendo en el desamparo: "Hay que ser claros, solo nos estamos juntando cuando los vamos a velar".

Horas antes del entierro, las autoridades informaron que habían encontrado abandonado en San Juan Nonualco, La Paz, el pick up en el que las víctimas viajaban el 1 de mayo, cuando desaparecieron.

Los cadáveres de Quintanilla y Zavala fueron encontrados entre la noche del lunes y la mañana del martes, flotando en el río San Jerónimo, en Tecoluca, San Vicente. Ambos presentaban lesiones de bala y los forenses determinaron que tenían cuatro días de haber muerto.

Las víctimas no habían sido amenazadas y tampoco tenían problemas, según sus allegados, por eso calificaron de "cobardes" a quienes cometieron el ataque. Las autoridades no han determinado el móvil del doble crimen.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación