Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reducen combustible a patrullas en La Unión

Agentes policiales aseguran que la medida los obligará a mermar operatividad

Los patrullajes tendrán que reducirse debido a la disminución de la cuota de combustible. Foto EDH / Insy Mendoza.

Los patrullajes tendrán que reducirse debido a la disminución de la cuota de combustible. Foto EDH / Insy Mendoza.

Los patrullajes tendrán que reducirse debido a la disminución de la cuota de combustible. Foto EDH / Insy Mendoza.

Desde el 13 de marzo, la delegación policial de La Unión, así como los puestos de los diferentes municipios unionenses recibieron la orden de recortar los fondos asignados y usados para el combustible de las patrullas.

Esa fecha, las jefaturas recibieron un memorando, al que tuvo acceso El Diario de Hoy, en el que les informan de la reducción en la asignación de los vales de combustible que les entregan semanalmente y que el valor unitario es de $5.71.

El documento, del cual EDH tiene copias (ver imagen), fue enviado por Carlos Napoleón González Pereira, jefe del departamento de Administración de la delegación, e iba dirigido al inspector jefe Luis Fernando Repreza Aguilar.

Agentes abordados por El Diario de Hoy aseguran que eso le restará operatividad a la Policía, sobre todo en los municipios más alejados de la zona norte del departamento, como Anamorós, Polorós o Nueva Esparta.

"La cuota es mínima para abastecer la flota vehicular, tomando en cuenta que ya hay varios equipos funcionando que estaban inactivos en el taller el año pasado; o sea que hemos aumentado la flota vehicular y se nos ha bajado la cuota semanal de combustible a pesar que ya se informó de los vehículos activos", dijo un agente bajo anonimato.

Agregan que de 25 vales que les entregaban por semana, han pasado a recibir 20 por patrulla. Es decir que una patrulla se moviliza semanalmente con un poco más de 114 dólares.

Eso, aun cuando, al menos en los casos de las patrullas asignadas a los puestos de municipios alejados de la cabecera, son usadas como ambulancias, pues se encargan de trasladar enfermos desde Polorós o Anamorós a hospitales de Santa Rosa de Lima o a La Unión.

A ello se suman los patrullajes por cantones y caseríos a los que solo se puede llegar en vehículo, pues en caso de hacerlo a pie, tardarían horas en llegar, lo que generaría que durante periodos prolongados los pueblos se queden sin agentes o, en su defecto, con uno solo.

Eso porque en los pueblos por lo general hay entre cuatros y seis policías destacados, de los que la mitad está de licencia y la otra mitad labora.

Lo que le preocupa a los agentes es que si la medida se mantiene, tendrán que reducir operaciones.

"Tendríamos que ajustarnos a la cuota que se nos está asignando reduciendo la asignación a las unidades; haciendo conciencia al personal que en la medida de lo posible se optimice el combustible, no sacando varias comisiones de un mismo sector cuando en un solo vehículo de la zona se pueden utilizar todas las diligencias", aseguran.

Los agentes aseguran que el jefe de delegación, Fernando Repreza, ha dicho que "hagamos menos salidas, y si patrullamos, que sean estacionarios, para evitar mucha movilidad en la patrulla y así evitar quedarnos sin el combustible".

Sostienen que "no es correcta la reducción porque estamos en momentos donde la delincuencia ha aumentado, no estamos avanzando en nada, al contrario, se está retrocediendo", dijo otro agente.

La mayoría de los jefes de los puestos y subdelegaciones está inconforme, pero tratan de mantenerse al margen ante dicha medida para evitar represalias y sanciones.

Alejandra Guzmán, habitante de la zona norte del departamento, lamenta que la Policía, en vez de aumentar la operatividad, la está disminuyendo.

"Hay pueblos muy lejanos del casco urbano y la gente necesita la presencia de la Policía y para llegar tienen que recorrer más de una hora", dijo.

Santiago Mejía, habitante de La Unión, dice que "está jodida la cosa, en vez de avanzar estamos retrocediendo con esta Policía".

El subdirector de Finanzas y Administración, Jaime Granados Umaña, desmintió que exista un desabastecimiento o reducción de la cuota de combustible a las delegaciones y puestos policiales.

"No hay ninguna reducción, ni limitante, cada quien tiene su cuota establecida mensual y si cada unidad se termina su cuota, entonces ellos solicitan un refuerzo, pueden solicitar incremento y se les cumple", dijo Granados.

Sostuvo que ya se echó andar un nuevo sistema de abastecimiento del combustible para que la entrega del mismo sea más ágil y cada unidad llevará un control del mismo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación