Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recuperan tres cuerpos en pozo

Por ADN determinarían su identidad. Sospechan que hay más cadáveres ocultos

Recuperan tres cuerpos en pozo

Los cuerpos de tres personas, una pareja y un niño de tres años fueron recuperados el viernes de un pozo en Santa Ana.  | Foto por elsalv

Luego de 15 días de trabajo de excavación, las autoridades recuperaron los cadáveres de tres personas que fueron asesinadas y abandonadas en un pozo del cantón Flor Amarilla, en Santa Ana.

Durante ese tiempo el criminalista de la Fiscalía, Israel Ticas desarrolló un minuciosos proceso de levantamiento de evidencias de tres víctimas de la violencia.

Según  Ticas, el viernes  solo  se retiró el cuerpo de un menor de unos tres años, que según versiones de los pobladores del lugar, fue lanzado junto a sus padres al interior del pozo.

Tanto el niño como sus padres fueron asesinados por pandilleros que operan en la zona.

Los trabajos se iniciaron con labores de terracería, lo cuales fueron apoyados con maquinaria del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

 Posteriormente se realizó la  extracción de cadáveres, entre lo que se incluyó el retiro de evidencia en la escena del crimen. Algunas tienen que ver con las prendas de vestir que llevaba puesta la víctima a la hora de ser asesinada, así como otros objetos personales.

Ticas detalló que los cuerpos tenían más de un mes de haber sido lanzados , por lo que solo se recuperaron las osamentas.

En esas condiciones, será Medicina Legal quien con  pruebas de ADN, podrá determinar su verdadera identidad. De esa manera, las autoridades determinarían, si los restos encontrados en el pozo pertenecen a los de una familia desaparecida.

 Estos podrían tratarse de David Alexander Rodríguez Anaya, de 23 años de edad; Sandra Isabel Ramos Trigueros, de 25  y su hijo de tres años de edad, Nehemías Alexander.

Al parecer, se trataba de una pareja de vendedores ambulantes y su hijo. Los indicios de que en ese lugar había cadáveres provino de la denuncia de pobladores mientras buscaban a otros desaparecidos.

Según las investigaciones, las tres personas fueron ultimadas solo por el hecho de vender en un lugar donde se supone que opera la pandilla contraria, sin que ellos tuvieron alguna vinculación con cualquiera de los dos grupos.

Las víctimas laboraban en una de las inmediaciones de la terminal de buses de Santa Ana y en el mercado Colón,  del referido municipio.

 El criminólogo de la FGR afirmó que su trabajo no ha termina con el retiro de los tres cadáveres del pozo, pues las investigaciones revelan que habrían más cuerpos aún no descubiertos en ese lugar.

Los pobladores de Flor Amarilla han informado a las autoridades que en el pozo hay más cuerpos, “porque ahí han ido a parar varias personas que han desaparecido”.

Las tumbas clandestinas fueron una de las formas más crueles que los pandilleros profundizaron en marzo de 2012, luego de la llamada “tregua hipócrita” de las dos maras, estiman los expertos en el tema. 

Los sicólogos sostienen que la desaparición causa más daño que un simple asesinato.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación