Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recuperan explosivo en casa de Tecoluca

Los explosivos los halló hace ocho meses un hombre mientras construía una calle en el volcán Chichontepec

Un lugareño señala el lugar donde fueron encontrados hace ocho meses, varios bloques de explosivo TNT, en el lugar donde funcionó un campamento guerrillero. FotoS EDH / ERICKA Chávez

Un lugareño señala el lugar donde fueron encontrados hace ocho meses, varios bloques de explosivo TNT, en el lugar donde funcionó un campamento guerrillero. FotoS EDH / ERICKA...

Un lugareño señala el lugar donde fueron encontrados hace ocho meses, varios bloques de explosivo TNT, en el lugar donde funcionó un campamento guerrillero. FotoS EDH / ERICKA Chávez

La Unidad Antipandillas recuperó ayer 82 bloques pequeños de TNT (Trinitrotolueno) un explosivo de uso militar, que estaba en una vivienda de la colonia El Milagro, en el municipio de Tecoluca, San Vicente.

El explosivo fue encontrado hace aproximadamente unos ocho meses por Pablo N., un operador de maquinaria pesada, mientras trabajaba abriendo una calle en el lugar conocido como Uñalacal, en la Hacienda de Peña, municipio de Zacatecoluca, departamento de La Paz.

En el sector donde Pablo encontró los explosivos, de acuerdo a vecinos de la zona, funcionó un campamento de la exguerrilla del Frente Farabundo Martín para la Liberación Nacional (FMLN), convertido en partido político después de los Acuerdos de Paz, firmados en 1992.

Conforme Pablo y otros trabajadores de la hacienda de Peña iban abriendo el camino, fueron encontrando vestigios del pasado conflicto, 1980-1992.

Según el testimonio de Pablo, él se los llevaba para su casa con la idea de montar un museo en el futuro.

Ya en los últimos días de trabajo, por debajo de un paredón en un sector donde hubo un deslave de tierra, Pablo encontró una caja y al revisarla halló varios paquetes de una masa que estaba empapada, envuelta en sus respectivos empaques.

"No sabía que eran explosivos"

El hombre decidió llevárselos a su casa aunque, según él, desconocía de qué se trataba, solo estaba seguro que eran pertrechos que debieron haberse usado durante el pasado conflicto.

Al llegar a su casa, Pablo los puso al sol para que se secaran y allí los mantuvo hasta que el miércoles anterior le contó a unos policías lo que había hallado y que guardaba en su vivienda.

Fueron ellos los que comprobaron que se trataba de explosivo TNT.

Ese mismo día, ya en horas de la noche, llegó la Unidad Antipandillas y la División de Armas y Explosivos, acompañados de la Fiscalía.

Después de varias horas, se llevaron los explosivos para analizarlos.

En su página web, la Fiscalía informó que se trataba de 82 paquetes de TNT que estaban en buenas condiciones, es decir, aptos para ser utilizados.

Al registrar la vivienda, las autoridades también encontraron uniformes negros, de los que usaban algunos guerrilleros, uniformes camuflageados, botas militares, cantimploras, cinturones militares y fundas portacargadores; todo en evidente mal estado, por lo cual las autoridades decidieron no incautarlos. Quedaron en la misma vivienda, amontonados en la parte de atrás de la casa de Pablo.

Vestigios de la guerra

Ayer, vecinos de la zona donde Pablo halló los explosivos, manifestaron que en ese sector del volcán de San Vicente funcionaron varios campamentos de un grupo de combatientes que tenía la guerrilla, al que denominaban Batallón S20.

En el lugar donde Pablo dijo haber hallado los explosivos aún había muchos restos de minas quita pie que la guerrilla utilizaba como táctica para contener el avance de las Fuerzas Armadas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación