Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recomiendan cambiar mandos en seguridad

Mayo 2015 registró 247 homicidios más que mayo de 2014 70 menores de edad fueron asesinados el mes anterior

El promedio diario de homicidios, según el IML, es de 20.7. Mayo cerró con 641 asesinatos. Foto EDH/Marlon Hernández

El promedio diario de homicidios, según el IML, es de 20.7. Mayo cerró con 641 asesinatos. Foto EDH/Marlon Hernández

El promedio diario de homicidios, según el IML, es de 20.7. Mayo cerró con 641 asesinatos. Foto EDH/Marlon Hernández

En mayo pasado, 641 personas fueron asesinadas en todo el país. Y durante las primeras 56 horas de junio, el Instituto de Medicina Legal (IML) registraba la muerte violenta de 63 personas, esto es, poco más de un asesinato cada hora.

Ante la creciente ola de asesinatos, el criminólogo Carlos Ponce dijo ayer que el gobierno debería considerar un cambió de las cabezas que por hoy están conduciendo el aparato de seguridad pues es evidente que quienes están en puestos clave no tienen la capacidad necesaria para frenar los crecientes índices de homicidios.

De acuerdo con Ponce, en la lucha contra la criminalidad, el gobierno necesita el apoyo de la ciudadanía dispuesta a colaborar para que la policía sepa adónde apuntar sus esfuerzos; pero en este momento, según el criminólogo, la gente no confía en quienes dirigen el aparato de seguridad.

Ayer, el director del IML, Miguel Fortín Magaña, dijo que mayo fue el mes más violento o con la mayor cantidad de homicidios, en la época de posguerra, es decir, desde que se firmó la paz, en enero de 1992.

El funcionario descartó que tras la escalada de violencia, exista una "mente maestra" , es decir, que sea una acción deliberada de alguien, pues los picos de violencia, no son sostenidos, esto es que la cantidad de asesinatos por días es fluctuante.

Con lo anterior, Fortín Magaña rechazó las afirmaciones que el domingo hiciera monseñor Gregorio Rosa Chávez, quien dijo que detrás había una manipulación malintencionada en el manejo de las cifras de homicidios con el fin de desestabilizar al país y de hacer notar sólo lo negativo del actual gobierno.

Escalada podría ser por diversas razones

El funcionario ejemplificó el "comportamiento errático de los homicidios" con que durante la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, un día antes y otro después, la cantidad de homicidios se redujo significativamente a cinco o seis por día. Luego volvieron a incrementarse.

Otro dato que Fortín Magaña destacó es que la escalada de homicidios no se da en un lugar en específico. Por ejemplo, dijo que en meses anteriores ha sido el departamento de La Paz donde más homicidios se han registrado, pero durante mayo, en primer lugar se colocó el departamento de Usulután.

Por su parte, el criminólogo Carlos Carcach, dijo que la violencia se está recrudeciendo a un punto extremo que difícilmente se puede atribuir a una razón específica.

Barajó la posibilidad de que muchas de las víctimas de homicidios sean miembros de pandillas por disputas en la consolidación de sus territorios.

Otro hecho que aumenta las muertes de miembros de maras o pandillas son las incursiones que hace la Policía y el Ejército en territorios dominados por esos grupos, tras lo cual es un hecho que se suscitan enfrentamientos armados.

En este punto, Ponce cree que la escalada de homicidios es el resultado de la negociación que el Gobierno anterior hizo con las pandillas, donde por un lado las pandillas se fortalecieron a tal punto de considerarlas "un monstruo" y por otro, se le causó un grave daño a la Policía.

Según Ponce, él y otras voces habían advertido de que la reducción de homicidios inmediatamente después de la negociación con las pandillas, era solo un espejismo, las estadísticas de homicidios después de 2012 eran ficticias.

Un mes récord

Ayer, durante una conferencia de prensa, Fortín Magaña señaló a las pandillas de ser auténticos grupos terroristas y que el Gobierno no está actuando correctamente en el combate a la delincuencia.

El director del IML comparó las acciones gubernamentales contra la delincuencia con la intención de domar a una fiera desde fuera de la jaula.

"El Consejo de Seguridad está tratando el problema desde afuera; es como querer domar una fiera desde afuera de la jaula", apuntó.

De acuerdo con el funcionario, las cifras son escalofriantes y ponen en apuros la capacidad de operación del IML.

Fortín Magaña indicó que del 1 al 31 de mayo, 70 menores de edad fueron asesinados en diversas circunstancias y en todo el país.

Según las estadísticas de Medicina Legal, en mayo de 2014 se registraron 394 homicidios, es decir, 247 menos que el mes anterior.

En cuanto a los homicidios por segmento poblacional, los hombres son quienes más son asesinados. Durante mayo murieron de forma violenta 594 hombres. La cifra de mujeres es significativamente menor, con 47 casos.

Pocas opciones de salida al problema de seguridad

Carcach cree que se está llegando al punto más alto de la escalada de homicidios y que estos incluso podrían aumentar a 650 o 680 y luego podría comenzar una disminución.

"Es como un ciclo. Parece que estamos en la parte más alta de ese ciclo", afirmó el criminólogo.

A diferencia de Ponce, quien cree que para bajar la escalada de violencia se debería cambiar por gente capaz a quienes están al frente de la seguridad pública, Carcach dice que no se le ve salida al fenómeno.

"Me parece que no tiene, no se le ve salida. Creo que vamos a llegar a un punto de que, o los muchachos estos (mareros o pandilleros) se cansan de usar la violencia, o definitivamente las aciones del gobierno consiguen bajar los índices de criminalidad", afirmó.

Pero de momento, según el criminólogo, el gobierno debe continuar con sus acciones. "La única solución del Estado es continuar con la represión. Si el gobierno ya inició esto, ojalá que no vaya a dar marcha atrás, porque entonces regresaríamos a la situación de antes", explicó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación