Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“Qué bárbaros; sólo los hubieran matado”, hermana de soldado asesinado

Miembros de la MS-13 asesinaron ayer a un soldado y a un hermano de éste. Los asesinos extrajeron la gasolina de la motocicleta de las víctimas para quemarlos. En lo que va de este año, dos militares han sido asesinados en Usulután.

Homicidio en Jucuarán, Usulután

Autoridades inspeccionan los cuerpos carbonizados de un soldado y su hermano, asesinados ayer. | Foto por Menly Cortez

Autoridades inspeccionan los cuerpos carbonizados de un soldado y su hermano, asesinados ayer.

Estela aparentaba mucha serenidad, pero al final de la tarde se quebró. “¡Qué bárbaros! Sólo los hubieran matado... ¡Qué odio!”, exclamó aquella mujer campesina al ver los cadáveres calcinados de sus dos hermanos menores.

Estela es la hermana de José Samuel y José Roberto Machado Mejía, acribillados a balazos ayer en una zona rural de Concepción Batres, departamento de Usulután.

José Samuel era soldado de alta en la Sexta Brigada de Infantería. Tenía entre seis y ocho años de estar de alta en esa unidad militar.
Había vivido todos sus 33 años en el cantón El Plantel, del municipio de Jucuarán, siempre en el departamento de Usulután.

El cantón El Plantel está plagado de miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) quienes estaban al tanto de que José Samuel pertenecía al Ejército.

Entre José Samuel y los miembros de la MS-13 había cierto recelo desde hacía tiempo, desde que él entró a la Fuerza Armada.

Por esa razón, José Samuel siempre andaba armado. Sabía que vivía entre mareros y que cualquier momento podían atentar contra él a pesar de que no se metía en problemas en su vecindario.

Pero fue inútil. Los mareros no le dieron tiempo de que se defendiera. Le dispararon ráfagas de fusil AK-47.

Emboscado

El lunes aproximadamente a las 7:00 de la mañana, José Samuel y su hermano José Roberto, salieron del cantón El Plantel rumbo a la ciudad de Usulután.

La motocicleta del militar tenía defectos en el sistema de luces y la llevarían a un taller. 

Por precaución y por temor de que los mareros atentaran contra José Samuel, el hermano decidió acompañarlo. “No lo dejábamos salir solo; siempre alguien de la familia lo acompañaba; él casi no salía de la casa cuando venía con licencia”, indicó un hermano.

Pero a escasos dos kilómetros de la casa, en un sector que los lugareños llaman Puente de Vado Marín, los mareros los estaban esperando y los emboscaron.

No le dieron tiempo de sacar su pistola. Los criminales le dispararon una ráfaga de fusil AK-47. Luego, presumen autoridades, los delincuentes extrajeron la gasolina de la motocicleta y la rociaron a los cadáveres y al vehículo.

Los cuerpos quedaron totalmente carbonizados. Sólo a José Roberto se le distinguían unas facciones del rostro. Los policías, incluso un hermano, no podían diferenciar uno de otro. La motocicleta también quedó inservible.

La familia fue avisada por vecinos como a las 9:00 de la mañana. 

Tanto José Samuel como José Roberto dejan cuatro hijos en la orfandad. Ambos eran el único sostén económico de sus familias, explicaron parientes de las víctimas.

El último hijo del militar apenas tiene cuatro meses de edad. También deja una viuda muy joven.

José Roberto, igual que sus demás hermanos, se dedicaba a la agricultura de subsistencia  y también jornaleaba en trabajos ajenos para poder sostener a su familia.

Aunque ayer policías y militares montaron un operativo en todo el sector, fue infructuoso. No capturaron a nadie.

El sector está infestado de mareros. Tanto el cantón El Plantel como el lugar conocido como Vado Marín, los grafitis son gigantescos y amenazantes: ver, oír y callar.

Segundo militar asesinado en 2016

Machado Mejía se convierte en el segundo militar asesinado en este año en el departamento de Usulután. Ambos de alta en la Sexta Brigada de Infantería.

El 6 de enero, el cabo Juan Antonio Vásquez Peñate, de 40 años, fue asesinado en el cantón Joya de Tomasino, en el municipio de Usulután.

En este caso, según las autoridades Policiales, Vásquez Peñate iba rumbo a su trabajo cuando fue interceptado por los mareros que lo acribillaron a quemarropa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación