Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Procesados 377 policías vinculados a delitos y faltas

En su mayoría han sido arrestados por lesiones y homicidios

La mayoría de arrestos contra policías son por cometer faltas, aunque el año pasado hubo varios casos de capturados por extorsión. Foto EDH/Archivo.

La mayoría de arrestos contra policías son por cometer faltas, aunque el año pasado hubo varios casos de capturados por extorsión. Foto EDH/Archivo.

La mayoría de arrestos contra policías son por cometer faltas, aunque el año pasado hubo varios casos de capturados por extorsión. Foto EDH/Archivo.

Unos 377 policías de diferentes rangos fueron detenidos tras haber una acusación en su contra, del 1 de enero al 7 de noviembre del año pasado, según informe de la Oficina de Acceso a la Información Pública de la Policía Nacional Civil (OIR).

Más del ochenta y cinco por ciento de los detenidos durante el 2014, pertenecen a la escala básica es decir son agentes.

Entre los policías arrestados están los que en defensa propia y en cumplimiento del deber mataron a delincuentes.

La mayoría de agentes u oficiales denunciados ante la Corporación y los tribunales disciplinarios internos corresponden a las regiones central, Paracentral y oriental.

El informe no incluye el tribunal de la zona occidental del país (Santa Ana, Sonsonate y Ahuachapán), lo que hace suponer que la cifra podría incrementar pues a parte de que no se han incluido los casos de tres departamentos, tampoco se sumaron los últimos dos meses de 2014.

Vinculados a pandillas

El informe destaca que de 2009 al 31 de octubre del año pasado, 29 agentes fueron procesados internamente.

Además 28 fueron destituidos y solo uno pagó con una sanción disciplinaria de 91 a 180 días sin goce de salario.

El registro indica que los delitos que más hicieron caer a los uniformados fueron robo agravado, extorsión, privación de libertad, agrupaciones ilícitas, resistencia, afiliación a pandillas y a bandas delincuenciales.

También por tráfico ilícito, actos preparatorios, conspiración y asociaciones delictivas.

De los 29 casos, todos los señalados son del sexo masculino, del nivel básico, excepto un empleado administrativo y un cabo.

Uno de los casos se registró el 27 de noviembre cuando tres agentes fueron capturados por extorsión.

Según el director de la PNC, comisionado Mauricio Ramírez Landaverde, los detenidos seleccionaban a sus víctimas y las interceptaban para amenazarlas de que estaban en la mira de las autoridades.

En seguida les exigían sumas de dinero a cambio de dar por cerradas las investigaciones, evitar capturarlos y llevarlo a los tribunales.

El comisionado Ramírez Landaverde reconoció que en las investigaciones de los policías corruptos se determinó que algunas de sus víctimas pagaban la extorsión para no verse involucrados en problemas.

"Tenemos instrucciones precisas del gobierno de expulsar a elementos que delinquen al interior", dijo Ramírez Landaverde.

Son conscientes de que hay estructuras delictivas en el interior de la corporación, "ellos deshonraban el nombre de la institución", subrayó el director.

En uno de los hechos más recientes, el 26 de diciembre de 2014, dos agentes que custodiaban un predio con vehículos decomisados fueron capturados, tras figurar como supuestos cómplices del robo de piezas y accesorios de vehículos bajo su resguardo.

Los policías fueron detenidos en el puesto policial de Las Seiscientas, cantón Entre Ríos de Colón, La Libertad, carretera a Sonsonate.

Landaverde recalcó que los policías están bajo las rejas gracias a la denuncia ciudadana. En el caso del hurto de piezas de vehículos fueron los mismos afectados quienes denunciaron el ilícito.

Agente junto a mareros

El 19 de diciembre de 2014, el agente Carlos Alberto M., asignado a Ciudad Mujer de San Martín, fue capturado por sus compañeros de la subdelegación de Izalco, junto a varios pandilleros de ese sector.

La detención fue en el cantón Piedras Pachas, cuando se conducía a bordo del vehículo placas P-450-871, junto a tres pandilleros de ese mismo cantón.

El agente Carlos Alberto portaba un arma de fuego que le fue decomisada por no portar la debida documentación de esta.

El director de la Policía manifestó que investigarán si existe alguna relación entre el agente y los pandilleros que lo acompañaban, a la hora de su captura.

El 10 de octubre también de 2014, cinco agentes más fueron capturados en residencial Altavista de Tonacatepeque, bajo cargos de colaborar con miembros de las Pandilla 18 de la misma colonia y de Cimas de San Bartolo.

Los agentes fueron llevados a los tribunales pero el juez les decretó arresto domiciliar, es decir que permanecerán en la delegación de Ilopango mientras concluye el proceso judicial en su contra.

También el 12 de noviembre, tres agentes investigadores antiextorsiones, de la Delegación Centro de San Salvador, fueron capturados por la Unidad de Asuntos Internos, en el momento en que recibían 300 dólares de manos de un vendedor de verduras en el mercado La Tiendona.

En días pasados los agentes habían detenido al comerciante y supuestamente le habían robado dinero.

Días después llegaron hasta el puesto de verduras para amenazarlo que lo acusarían con miembros de pandillas de que el comerciante estaba pasando información sobre ellos.

Pese a que los capturaron con el dinero en las manos, un juez decidió dejarlos en libertad mientras continuaban siendo procesados, debido a que la Fiscalía General de la República así se lo solicitó.

Días después los tres policías fueron reincorporados a sus puestos, lo que desató fuertes críticas para la Corporación, pues además de haber quedado en libertad siguieron trabajando, pese a haberse comprobado que habían cometido la extorsión.

En 2014 mayoría de denuncias es por faltas

Casi el 95 por ciento de las denuncias contra los integrantes de la corporación han sido por faltas leves, graves y muy graves, sin embargo estas no llegan a delito.

Por falta leves, hay 150 tipificaciones, según la Ley de Creación de la Policía Nacional Civil y se entienden: ausentarse sin permiso o causa justificada hasta por dos horas, no presentarse a trabajar hasta por 24 horas o faltarle el respeto a un superior, entre otras.

Entre tanto faltas graves son ausentarse del lugar de trabajo hasta por ocho horas, no presentarse a trabajar hasta por 48 horas, manejar los bienes de la institución vehículos, naves y equipo, sin la autorización o sin la licencia respectiva.

Además perder o extraviarlas prendas de uso de cada policía, así como el armamento de equipo. Para la falta grave hay 34 diferentes tipos.

Como falta muy grave, hay 32 tipos diferentes, está ausentarse o dejar el lugar de trabajo por más de 24 horas, no presentarse a laborar por más de 48 horas, presentase a trabajar bajo los efectos del alcohol o drogas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación